Cómo ayudar a un niño tímido

La timidez se llega a controlar, pero es muy importante que tu hijo reciba el apoyo de sus padres porque eso le animará a abrirse a los de fuera.

niños tímidos
Sydney BourneGetty Images

Son muchos los niños que muestran cierta timidez cuando están con extraños o en situaciones nuevas para ellos. Sin embargo, en algunos casos esta timidez puede ser un problema para relacionarse con los demás niños transformando una gran barrera social. Lo más importante es que el niño tímido se sienta apoyado por sus padres y su entorno más cercano. Además, debes hablarlo con él para que tenga claro vuestro apoyo y tener una estrategia clara a seguir.

Las mejores claves para ayudar a un niño tímido

Préstale atención a través del refuerzo positivo, maximizando sus éxitos y minimizando sus fracasos. Esta actitud constructiva le ayudará a no rendirse y le animará a intentar las cosas de nuevo.
Ofrécele comprensión y cariño para que sienta tu apoyo y también para que se sincere contigo y te diga qué le preocupa.
Descubrir sus miedos a través del diálogo te dará pistas para ayudarle a combatirlos.
Utiliza el sentido del humor para quitar importancia a las cosas cuando algo le preocupe.
Así aprenderá a relativizar y perderá el miedo a equivocarse.
Proponle retos y responsabilidades acordes con sus capacidades. De este modo se sentirá valioso y reconocido, capaz de tomar la iniciativa.
No le obligues a hacer algo que no quiere (dar besos a alguien, por ejemplo); es contraproducente.

No le riñas ni le ridiculices por su timidez, sobre todo delante de sus amigos. Si se siente inferior frente a sus iguales, se alejará aún más de ellos.
No le compares con otros niños: si lo haces, alimentarás su inseguridad y mermarás su criterio.

En cuanto a las relaciones con otros niños también existen medidas que le ayudarán a ampliar su circulo de amistades. Te enumeramos algunas de ellas.

Invita a un niño a casa

Seguro que hay algún compañero del colegio o de vuestro barrio con el que tu pequeño se lleva bien. Aprovecha para invitarle a vuestra casa una tarde. Verás cómo tu hijo, al estar en su terreno, se siente más confiado y seguro y se abre con él. Además, esta experiencia le servirá para entrenar sus habilidades sociales y para aprender a confiar más en sí mismo, lo que le allanará el camino para ir relacionándose mejor.

Repite la invitación y a medida que tu hijo vaya sintiéndose más cómodo en esta situación, hazla extensiva a más niños hasta un máximo de cuatro (con un grupo que sea más numeroso puede llegar a asustarse).

Lleva a tu hijo al parque

Sí, como haces siempre, pero antes de salir de casa dile a tu hijo que coja un juguete atractivo. Al llegar allí es muy probable que otros niños se acerquen para verlo y de esta manera tu pequeño sentirá que domina la situación y le resultará más fácil entablar contacto con ellos.

Eso sí, si ves que empieza a ponerse nervioso porque todos quieren tocar su juguete, intervén para que lo examinen de uno en uno o haz turnos para que todos puedan jugar con él un rato.

Habla con la tutora del niño

Para que no se sienta solo en la guardería o en el colegio, es fundamental que hables con su profesora, y le pidas que le siente con un niño con el que ella crea que puede congeniar. También sería bueno que pidiera ayuda a tu hijo para borrar la pizarra, repartir las fichas... Así ganaría seguridad en sí mismo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo