Niños e internet: 7 reglas básicas

Si se emplea de forma correcta, la web es una excelente herramienta de juego y aprendizaje para tu hijo. Pero debes fijar unas normas claras.

A partir de los 3 o 4 añosde edad, el uso del ordenador, y más concretamente de internet, puede convertirse en una excelente herramienta para desarrollar la inteligencia y las habilidades de tus hijos.

Entre las múltiples ventajas de los contenidos lúdicos y educativos que ofrece para los más pequeñitos, los expertos destacan que ayudan a asimilar conceptos matemáticos y espaciales, desarrollan el lenguaje, aumentan la destreza visual y los reflejos, incrementan la sensibilidad y la curiosidad musical o artística, fomentan la constancia...

Eso sí,es necesario que tengas presente la importancia de crear un entorno seguro, de acompañar a tus hijos cuando naveguen en la red y de establecer normas claras de uso desde el principio. De esta manera tus peques podrán utilizar internet y disfrutar de todos sus beneficios sin exponerse a los posibles riesgos.

1. EL ORDENADOR, AL SALÓN

O a cualquier zona compartida por toda la familia. Donde nunca debe estar es en la habitación del niño.

Así se normaliza e integra la vida on-line del pequeño y cuando crezca y empiece a utilizar Internet por sí solo, podrás intervenir contra el uso abusivo o detectar si existe algún problema al ver sus reacciones.

2. ESTABLECE UNAS NORMAS

Es esencial que las fijes desde el principio. Déjale claro que sólo puede entrar en internet cuando estés tú (instala además un sistema de control parental).

Además, fija un tiempo de uso (no más de media hora o, como mucho, una hora al día en niños de 3 y 4 años). Y determina también el momento.

Por ejemplo, no es bueno que juegue antes de ir a dormir, porque esto le excitará y hará que luego le cueste más conciliar el sueño y que se despierte más a menudo por la noche.

3. BUSCA WEBS ADECUADAS

Actualmente internet ofrece muchos contenidos lúdicos para niños pequeños: dibujos animados con distintas posibilidades de interacción, cuentos, dibujos para colorear o hacer puzzles, juegos de reconocimiento de notas... Y si recurres a los de páginas que estén supervisadas por especialistas en niños, pueden ser muy beneficiosos para tu peque.

Mira, por ejemplo, www.gatoconbota.com, www.pequejuegos.com, www.pitiflu.es, www.dibujosparapintar.com, www.pequenet.com o www.disney.es.

Y entra en www.ite.educacion.es, web del Instituto de Tecnologías Educativas del Ministerio de Educación, que en el apartado Recursos ofrece juegos para niños pequeños.

Y aquí, nuestra última selección de juegos online lúdicos y educativos gratis para los más pequeñitos.

4. PRUEBA LOS JUEGOS

Hazlo siempre antes de enseñárselos a tu hijo, para valorar si los contenidos son adecucados a su edad y a su capacidad de entendimiento. Ten presente que cuando son tan pequeños, los niños prefieren juegos muy sencillos que les permitan divertirse y que les supongan un reto que puedan conseguir con esfuerzo.

5. CONVIÉRTETE EN SU GUÍA

Por un lado, porque si no controlas las webs en las que entra el niño, aunque tengas instalados filtros, corres el riesgo de que acabe encontrando contenidos nada adecuados para él.

Además, porque también es importante que puedas estar al tanto de posibles anuncios que aparezcan en la página mientras el niño está jugando. Y por último, porque para tu hijo, ver que disfrutas divirtiéndote con él y participando en sus juegos le hará sentirse querido y le ayudará a ver internet como un factor de unión contigo.

6. ENSÉÑALE A NAVEGAR

Si estás con él y le explicas de modo muy básico qué haces para buscar lo que te interesa, le das unas pautas que, aunque por el momento apenas entienda, sientan la base para que él, con el tiempo, sepa utilizar internet.

El reto es que a medida que vaya haciéndose más mayor, aprenda a seleccionar y a ordenar la información. Y si le transmites que puede contar siempre contigo para encontrar juegos divertidos, canciones, dibujos animados, etc., se acostumbrará a compartir contigo lo que hace en la web.

7. NO LO USES COMO PREMIO

Lo desaconsejan los psicólogos. Estos juegos son ya bastante atractivos de por sí como para que aún se refuerce más esa atracción si se los ofrecemos al niño como premio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo