Por la calle petón prudente

POR LA CALLE PEATÓN PRUDENTE

Ese es el objetivo a conseguir... con los años. Y el método es “predicarle” con el ejemplo. Recuerda estas claves:

  • La acera no es para jugar o correr. Es para pasear, sin molestar a los peatones. Llévale de la mano también por la acera, no sólo al cruzar, sobre todo en la época en que le da por salir corriendo.
  • Cruzar por donde se debe es una lección importantísima. Busca el paso de peatones o el semáforo, aunque tengáis que dar un rodeo, y hazlo siempre así, o le darás un mal ejemplo.
  • El muñeco del semáforo, rojo o verde, es una señal que tu pequeño puede entender muy bien, aunque tú tendrás que explicársela todos los días. Además, a los 3 años ya puedes pedirle que te la explique él a ti. Jamás crucéis con el semáforo en rojo. Aunque no vengan coches, espera.
  • Mirar a derecha e izquierda al cruzar, incluso en el paso de peatones, es otro hábito vial que tu hijo debe adquirir como norma fundamental. Te será mucho más fácil si le giras la carita con cariño y si le dices que él también te lo debe recordar a ti.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Publicidad - Sigue leyendo debajo