Circulen seguros

Tu hijo no es consciente del peligro que representa el tráfico. Tú sí. Por eso, desde ya, tienes que enseñarle a viajar seguro en el coche y a ser un buen peatón.

No mira al cruzar, no quiere ir sujeto en el coche, corre por la acera... Aún le falta mucho para moverse solo por la calle o conducir un vehículo, pero ya tienes que ir enseñándole las “normas de circulación” que le afectan: cruzar por el paso de peatones y cuando lo indica el semáforo, viajar en su silla del coche, correr por el parque y no por la acera...

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Hasta los 7 u 8 años tu hijo no tendrá desarrollada su atención selectiva, la que le permite priorizar los estímulos (aunque le avises, saldrá corriendo tras la pelota sin reparar en los coches). Y hasta los 9 o 10 años será incapaz de calcular la distancia y la velocidad a la que se acerca un automóvil cuando va a cruzar un paso de peatones.

Pero ya puede entender, por pequeño que sea, que esto de la educación vial no es un capricho tuyo, sino algo muy serio.

EN COCHE PASAJERO SEGURO


Desde el primer día y hasta que tu hijo mida más de 1,50 metros (después basta con el cinturón), debe ir en un dispositivo de retención infantil bien instalado y adecuado a su estatura y peso: un capazo de seguridad o silla del Grupo 0 (del nacimiento a los 10 Kg de peso) o del Grupo 0+ (hasta 13 Kg), un asiento del Grupo I (9 a 18 Kg) o un asiento o un cojín elevador del Grupo II (15 a 25 Kg), Grupo III (22 a 36 Kg) o que abarque ambos (15 a 36 Kg).

Ese es su sitio y esa es la primera norma de educación vial que debes inculcarle.

  • Si no quiere ir en su silla del coche de seguridad o abrocharse el cinturón, no se lo consientas, aunque coja una rabieta (ni en trayectos cortos: es en los que más se accidentan los niños, por no ir sujetos).
  • Ventanillas, con seguro. Es mejor que las manejes tú. Vigila que no tire nada ni saque la mano (prohibidísimo).
  • Subir y bajar del coche es algo que debe hacer siempre con tu ayuda (por la puerta cercana a la acera). Jamás le dejes bajarse solo ni que abra él la puerta para subir. Las puertas traseras del coche deben llevar bloqueo para niños (se abren desde fuera, no desde dentro).
  • tiene que viajar tranquilo. Dile que está prohibido chillar o dar patadas en los respaldos y explícale que si te distraes al volante podéis chocaros.
  • Conduce sin prisas, respetando las normas y aprovecha para ir contándole las cosas que veis y le pueden servir: la parada en el paso de peatones, el color del semáforo para coches y viandantes, el señor que cruza mal...

    Publicidad - Sigue leyendo debajo