¡Quiere un perrito por Reyes!

En estas fechas muchos pequeños piden un animal como regalo. Pero comprarlo no es una decisión que pueda tomarse a la ligera.

Tener un animal en casa exige mucha dedicación. Por eso no es algo que pueda decidirse considerando sólo la ilusión que les hace a los niños. Tú sabes mejor que nadie las ganas que tenía tu hijo el año pasado de un determinado juguete y cómo lo dejó aparcado en su armario dos días después de estrenarlo. Dada su edad, es algo normal: actúa por impulsos y lo que hoy le encanta, mañana puede dejar de interesarle. Por eso, no le prometas un animal de compañía sin haberlo pensado bien.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

CLAVES PARA DECIDIR LO MEJOR

A continuación te damos unas pautas básicas que te ayudarán a tomar la decisión más acertada:

  • Piensa que, aunque sea un regalo para tu hijo, tú serás quien se encargue de atender a diario al animal. ¿Tendrás ganas y tiempo?
    • Mantener un animal cuesta dinero. ¿Ya has echado cuentas?
      • En vacaciones la mascota seguirá requiriendo cuidados y atención. ¿Sabes qué vais a hacer con ella?

        Si crees que no es una buena idea comprar a tu hijo un animal, explícale que no podríais atenderlo bien y que sufriría, porque los animales también tienen sentimientos. Tu pequeño se enfadará y se entristecerá, pero piensa que le estás enseñando una valiosa lección sobre la responsabilidad de tomar decisiones.

        Para compensar de algún modo ese deseo de tu pequeño, averigua qué le ha impulsado a pedir ese regalo. Una vez descubierto el motivo, te será más sencillo encontrar una alternativa que le emocione. Quizá te sirva alguna de estas sugerencias:

        • Regálale un peluche del animal que le gusta. Aunque al principio lo rechace, acabará cogiéndole cariño.
          • Hojead juntos cuentos de animales y ved documentales que traten sobre su vida, sus curiosidades...
            • Anímale a apadrinar a una mascota. Con una pequeña contribución económica, tu pequeño obtendrá un certificado que le acreditará como padrino. Además, periódicamente recibirá información y fotos del animal y podréis ir a visitarlo. A todo esto se une que, en caso de que sea un perro o un gato, tendréis prioridad para quedaros con él si dentro de algún tiempo decidís que puede vivir en casa con vosotros (las direcciones que te damos al final del reportaje os resultarán muy útiles).

              SI DICES SÍ A LA MASCOTA...

              Publicidad - Sigue leyendo debajo

              Si tu decisión es que sí podéis tener una mascota viva, darás a tu hijo una enorme alegría, pero recuerda que debes aprovechar la ocasión para enseñarle a responsabilizarse de sus compromisos. Así que, aunque seas tú quien lleve la voz cantante, pídele ayuda a la hora de limpiar, alimentar y llevar al animal al veterinario.

              LA SUERTE DE TENER UN PERRO O UN GATO

              Según numerosos estudios, tener un perro o un gato en casa resulta muy beneficioso para los niños en muchos aspectos:

              SALUD. Está comprobado que el simple hecho de acariciarlos es un desahogo frente al estrés que han podido acumular a lo largo del día. Además, sacar de paseo al perro ayuda a los niños a mantenerse en forma y a distanciarse de la tele.

              AUTOESTIMA. Sentir que el animal los quiere, espera su vuelta cuando se van y agradece sus cuidados fortalece su “ego”.

              RELACIONES PERSONALES. Al participar en el cuidado de su animal, los niños aprenden a tener en cuenta a los otros, lo que les hace ser más comprensivos y generosos con todos.

              ¿Y POR QUÉ NO APADRINAR?

              Consulta estas direcciones con tu pequeño para decidir juntos el animal que queréis apadrinar, ya que no podéis tenerlo en casa. Verás cómo no tarda en entusiasmarse con esta atractiva alternativa:

              • www.apadrinaunanimal.com
                • www.elrefugiodelburrito.com
                  • www.meadoptan.org
                    • www.proaweb.org
                      • http://faada.org

                        Publicidad - Sigue leyendo debajo