Su primer cumpleaños

Tu pequeño todavía no es consciente de lo que significa cumplir años ni espera con ilusión que llegue este evento. Sin embargo, hay varios motivos por los que te recomendamos que celebres esta fecha tan señalada.

Ahora que se acerca el primer cumpleaños de tu hijo, no te plantees si merece la pena festejarlo, porque la respuesta es que sí. Para tu pareja y para ti es una fecha muy especial y esa alegría que sentís debéis transmitírsela a vuestro bebé, porque aunque aún no entiende de aniversarios, sí capta los sentimientos y las emociones de las personas a las que más quiere.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

LE HACE SENTIRSE QUERIDO

Por otro lado, ser el centro de atención de la familia y percibir que todo lo que está sucediendo es en su honor favorece su autoestima.
A esto se une que comprobar que no sólo le queréis mamá y papá, sino también los abuelos, los tíos y los primos, le hace sentirse parte de un grupo y eso le da seguridad.

LA FIESTA, SENCILLA Y FAMILIAR

No obstante, tu hijo aún es muy pequeño y la clave para que disfrute de su día es que la celebración no le resulte agobiante. Para ello...

  • Invita a pocas personas y que todas sean conocidas para él (familiares cercanos y amigos íntimos).
    • Empieza la fiesta después de la siesta. Así estará descansado y se mantendrá con buen ánimo.
      • Respeta su ritmo habitual de comida, baño y sueño. Esto significa que debes darle de merendar, bañarle y acostarle a la misma hora que siempre. Si no, se pondrá nervioso y acabará el día agotado (los demás podréis seguir con la reunión cuando él se haya dormido).
        • Por ser su cumpleaños podrá merendar tarta, siempre que la hagas con ingredientes que sabes que le sientan bien (fruta, galletas...). Pero no apagues la luz ni le cantéis a voces cuando intentéis que sople la vela, porque puede que se asuste.
          • Dada su corta edad, los payasos pueden hacerle llorar. Mejor pon música alegre y bailad todos juntos.
            • Evita que los invitados le atosiguen con besos, regalos... Si se agobia, llévale a otro cuarto hasta que se serene. Él mismo te indicará con su comportamiento si quiere o no seguir siendo el centro de atención.

              REGALOS, POCOS PERO BIEN ELEGIDOS

              Advierte a tus familiares y amigos que no abrumen al pequeño con regalos: puede ponerse nervioso y se encuentra en una edad en la que nada más abrir un paquete se olvidará del anterior.

              Publicidad - Sigue leyendo debajo

              Lo mejor para acertar con el presente es que hablen contigo y le compren ropa y accesorios que necesite, además de un par de juguetes o tres, que puede estrenar durante la celebración.

              Para evitar que alguno se desilusione al ver la reacción del pequeño (hay niños que se ponen a jugar con la caja y el envoltorio y se olvidan de mirar lo que hay dentro), comenta a los invitados que los juguetes demasiado sofisticados no le motivan (aún no sabe utilizarlos), mientras que los sencillos, pero que exigen su intervención, le atraen y le mantienen entretenido mucho más tiempo.

              Publicidad - Sigue leyendo debajo