Interpretar las actitudes de tu hijo

A veces llora, a veces rie, se enrabieta, te enamora. Atiende a sus reacciones y entenderá lo que quiere decirte con ellas.

No siempre es fácil saber cómo reaccionar ante las acciones con las que nuestros hijos llaman la atención. Aquí te damos pautas que pueden resolver algunas de tus dudas:

Cuando llora
Un bebé llora cuando te necesita, porque no puede comunicarse de otra forma. Hay que acudir sin demora o se pondrá más nervioso. Cuando crece, acudir en su ayuda siempre que llora puede reforzar su comportamiento de queja, así que analiza antes sus razones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Si hace una gracia
Le encanta hacerte reír y es normal que la repita. Préstale atención, sentir que le observas incrementa su seguridad. Si se pasa de la raya, explícaselo claramente, sin tomártelo a broma y sin hacer un drama; acabará por entenderlo.

Si es maleducado
Estas conductas provocadoras las tienen todos los niños en algún momento. Desaparecerán antes si no les das demasiada importancia y si no te ríes cuando lo hace. La paciencia será tu mejor arma en esta lucha.

Si se “enrabieta”
Muchos niños aprenden a conseguir lo que quieren montando un numerito. No cedas a su chantaje o cada vez se quejará más. Es esencial enseñarle a pedir las cosas sin llorar y a resistir la frustración.

Si dice fantasías
Su forma fantástica de interpretar la realidad y sus exageraciones y mentirijillas (que él mismo se cree) resultan enternecedoras. Escúchale y mejorarás su creatividad, pero no dejes de explicarle la realidad de forma sencilla, así aumentarás sus conocimientos y fomentarás su afán por aprender y su curiosidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo