Consejos para que tu hijo no se pierda

Apenas bastan unos segundos para perder de vista a un niño, y puede sucederle a cualquiera, sobre todo en lugares concurridos. Para eliminar este riesgo lo mejor es tomar precauciones y aleccionar al pequeño.

Cuando hace buen tiempo es habitual ir a sitios con aglomeraciones y pasar largos ratos fuera de casa, dos circunstancias perfectas para que se produzca un despiste y tu peque se pierda.

Para evitarlo, dile que no debe separarse de ti en ningún momento y que si hay algo que le resulte interesante debe avisarte y tú le acompañarás a verlo. Antes de salir de casa, si vais a ir a un lugar con mucha gente, vístele con ropa de colores llamativos y aún así, etiquétala con su nombre y tu móvil.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Una tarjeta, un globo...

También son buenas ideas meterle una tarjeta plastificada con sus datos en un bolsillo, para que pueda enseñarla en caso de necesidad, o escribirle tu teléfono en el brazo con un rotulador que no se borre.

Cuando lleguéis a vuestro lugar de destino, si puedes, cómprale un globo de gas. Así, aunque se separe un poco de ti, enseguida sabrás dónde está.

Si estáis en la playa, en la piscina, en un río o en cualquier otro lugar donde haya agua, además de vigilarle de continuo no le quites los manguitos hasta que os marchéis de allí. En estos sitios cualquier precaución es poca para evitar accidentes.

Dile lo que debe hacer

Además de todo lo dicho, es fundamental que expliques a tu hijo cómo debe actuar si se pierde.

Al sentirse preparado le será más fácil mantener la calma y hacer lo más adecuado para encontrarte enseguida.

Éstos son los consejos básicos que debes darle:

  • Insiste mucho en que si deja de verte debe quedarse donde esté. Tú no puedes estar muy lejos y si él no se mueve, no tardaréis en reencontraros.
  • Si se pone nervioso y no aguanta quieto, dile que se dirija al personal que trabaja en el lugar donde estáis, o a un policía, o a otra mamá que vaya con su hijo, y que le enseñe el número de teléfono que lleva apuntado en la tarjeta o en el brazo.
  • Si se trata de un lugar cerrado, haz mucho hincapié en que nunca debe irse a la calle. Dile que tú no saldrás del recinto hasta que le encuentres.

    Aunque ya le hayas hablado del tema, no olvides recordarle estas normas cada vez que os encontréis en una situación en la que pueda extraviarse y concrétasela mucho. Cuanto más claras sean tus instrucciones, más probable es que las siga en lugar de ponerse a llorar asustado si se pierde.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Advertir, pero sin asustar

    En caso de que se extravíe, la mayoría de la gente con la que se encontrará tu pequeño intentará ayudarle, pero también puede aparecer algún oportunista con malas intenciones.

    Es muy importante que adviertas a tu hijo de la presencia de estas personas, pero sin alarmarle para que no se asuste. Explícale que jamás debe montarse en el coche
    de desconocidos ni marcharse con ellos a su casa, y si alguien se lo propone debe gritar todo lo fuerte que pueda: “socorro, este señor que me coge no es mi papá”.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo