Hacer las compras con el niño

Temes el día que te toca hacer la compra porque yendo con tu pequeño esta tarea es complicada. Aquí tienes algunos consejos para que te resulte más fácil.

Hacer la compra suele ser una actividad aburrida, por eso tu hijo, cuando le llevas al supermercado, se descontrola más de la cuenta: te hace continuas peticiones, lo coge todo, corre por los pasillos...

La mejor manera de prevenir esta estresante situación es planificar la salida con antelación y evitar que tu pequeño se aburra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Cuando vayas a comprar con él, conviene que lleve el estómago lleno y esté descansado. Un buen momento para hacerlo, si puedes, es por la mañana, después de desayunar. A esta hora, además, hay menos gente.

También es conveniente que hagas una lista con lo que necesitas, para agilizar la tarea y no estar en el establecimiento más tiempo del necesario.

Y, salvo que tu hijo aún lleve pañal, no te olvides de llevarle a hacer pis antes de empezar a comprar. Así evitarás tener que dejar la compra y salir corriendo a buscar un baño.

Implícale en la tarea de comprar

Cuando los niños están entretenidos se portan mejor, y si además se sienten “mayores” con lo que están haciendo, su comportamiento puede llegar a ser excelente. Di a tu hijo que necesitas que te eche una mano con la compra.

Sentirse implicado en lo que estás haciendo le resultará mucho más alentador que el simple hecho de ir de acompañante.

  • Antes de salir de casa, mientras elaboras la lista de la compra, hazle preguntas como “¿qué necesitamos para hacer los macarrones?”.
  • Una vez en el establecimiento, puedes dejarle llevar una cesta con ruedas para que la vaya llenando con cosas irrompibles y de poco peso.
  • Si prefiere ir en el carrito, al llegar a una estantería puedes decir algo como “aquí debe de estar el zumo” y dejar que él te lo señale con el dedo.
  • Cuando necesites optar entre productos similares, pídele opinión: “¿qué compramos, mermelada de fresa o de melocotón?”.

    Diversión asegurada cuando vas a comprar

    Además de pedirle ayuda, lo cual es fantástico para reforzar su autoestima, también puedes aprovechar el momento de la compra para charlar con él. Así le entretienes, favoreces el desarrollo de su lenguaje y le enseñas montones de cosas nuevas.

    Si la compra va a ser larga, no te olvides de llevar en el bolso su mascota. Sorprenderle con ella en un momento difícil puede evitarle una rabieta.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo