¡Cuánto les gusta jugar con los papeles!

Arrugarlo, romperlo, tirarlo al suelo... Jugar con papel es uno de los entretenimientos más económicos y fáciles de procurar a los niños. Y no sólo les divierte, sino que además favorece su desarrollo.

A todos los niños, a partir de los 6 o 7 meses, les atrae jugar con el papel. Les encanta estrujarlo, escuchar su sonido, rasgarlo y observar cómo cambia de forma. Esto, además de mantenerles entretenidos durante un rato, favorece enormemente su evolución: estimula su coordinación mano-ojo, mejora su motricidad fina y les ayuda a perfeccionar sus sentidos de la vista y el oído.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por eso conviene dejarles disfrutar de este placer, siempre y cuando tengamos cuidado de no ofrecerles periódicos ni revistas (la tinta es tóxica) y evitemos que se lleven trocitos a la boca (por los atragantamientos).

IDEAS PARA LOS MÁS PEQUEÑOS

  • Jugar al cucú-trás tapándoles la cara con un papel de regalo.
    • Rasgar tiras de diferentes tamaños y colores.
      • Hacer con ellos bolitas pequeñas y otras más grandes.
        • Hacerles cosquillitas en la cara y en las manitas con servilletas de papel.

          Y PARA LOS MAYORES

          • Enseñarles a hacer aviones y pajaritas.
            • Recortar con unas tijeras romas las figuras de un papel de regalo con motivos infantiles.
              • Hacer paquetes sorpresa.
                Publicidad - Sigue leyendo debajo