Del pañal al orinal: cómo enseñar al niño según su carácter

A unos niños les cuesta más que a otros dejar el pañal. Es cuestión de madurez, pero también de carácter. Os contamos cómo influye el modo de ser de los pequeños en este aprendizaje.

Hay una serie de consejos generales para enseñar a los niños a controlar los esfínteres: esperar a que tengan al menos 2 años, comprarles un orinal que les guste, aprovechar el buen tiempo para quitarles el pañal durante el día, ponérselo para dormir hasta que se levanten secos de la siesta durante varios días seguidos...

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pero en este aprendizaje también influye mucho la manera de ser de los pequeños. Los padres debemos tenerla muy en cuenta para facilitarles las cosas al máximo.

SI TU HIJO ES NERVIOSO...

  • No le obligues a estar mucho rato sentado en el orinal. Es mejor que le pongas más a menudo, pero poco tiempo.
    • Ten mucha paciencia con él si se hace pis justo cuando le acabas de poner el pañal. No lo hace para fastidiarte, sino porque al sentir que aún no controla bien se pone nervioso y le acaba sucediendo "eso" que con tanto empeño quiere evitar.
      • En todo momento intenta transmitirle mucha tranquilidad.
        • Una vez que consigas quitarle el pañal, recuérdale que vaya a hacer pis regularmente, cada dos o tres horas.

          SI ES PERFECCIONISTA...

          • Sus escapes le preocuparán mucho. Para que no le resten seguridad en sí mismo, asegúrale que a todos los niños les pasa.
            • Quita importancia a estos percances, pero tampoco le alabes en exceso cuando haga pis donde debe. Intentar que viva estos avances como naturales y normales, no como grandes hazañas, es lo mejor para él.

              SI ES UN NIÑO REBELDE...

              • Interpretará tu petición como una orden y no querrá cumplirla. No te agobies. Reaccciona así como cuando le sugieres cualquier otra cosa: es su forma de ser. Ten mucha paciencia para que la conquista del orinal no se convierta en una lucha de poder entre vosotros.
                • Enséñale a usar el orinal como si fuera un juego en el que puede participar o no.
                  • Cuando se haga algo encima actúa como si no te importara lo más mínimo.
                    • Elógiale mucho cuando lo haga bien.
                      Publicidad - Sigue leyendo debajo