Claves para reconocer el acoso escolar

¿Sospechas que tu hijo está sufriendo acoso escolar? Investiga un poco y, en caso afirmativo, intervén ya.

Todos los niños sufren alguna vez insultos o el rechazo de sus compañeros del cole, es algo normal. Para solucionar la situación, basta con explicarles que los roces son habituales en el toma y daca social. No obstante, si el vacío y/o los malos modos son constantes, sí es necesario intervenir. Y cuanto antes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los indicios del acosor escolar

Los síntomas que pueden indicar que un niño está siendo víctima de burlas o agresiones en el colegio son éstos:

  • Todas las mañanas se queja de algún dolor o incluso vomita en un intento de no ir al centro escolar.
  • Duerme poco, mal e intranquilo.
  • Frecuentemente trae sus pertenencias rotas o dice que las ha perdido.
  • Apenas aprende en clase.
  • A menudo llega a casa tristón y con moratones o arañazos.

    Cómo actuar ante un posible caso de acoso escolar

    ¿Sospechas que tu hijo tiene problemas con los niños de su colegio? Lo primero que debes hacer es comentárselo a su profesora. Pídele que durante unos días le vigile con más atención, sobre todo en algunos momentos concretos de la jornada, como la entrada, la salida o el recreo.

    Detectado el problema, tendrá que hablar con tu hijo y con su agresor y proponerles una nueva manera de funcionar, además de responsabilizar a tu pequeño de alguna tarea de la clase, para que gane seguridad en sí mismo, y de sentarle al lado de un compañero amable, que le ayude a sentirse bien en el colegio.

    La otra medida que debes tomar es reforzar el “ego” de tu hijo. Para ello:

    • Escúchale atentamente y hazle saber que eres su aliada. Esto le hará sentirse más seguro y menos solo.
    • Practica con él un “juego de rol” y fíjate en su postura corporal. Si tu peque, en vez de bajar la cabeza, aprende a mirar a la cara a su agresor, le será más fácil hacerle frente.
    • Enséñale frases para defenderse sin atacar, como “tú di lo que te dé la gana, que yo no te escucho”.
    • Es muy positivo animarle a realizar alguna actividad en la que destaque. Díselo también a su tutora, para que la practique en el colegio. Así tu hijo ganará seguridad en sí mismo.
    • Invita a algún compañero a vuestra casa y observa las habilidades sociales de tu pequeño, para mejorarlas. Por ejemplo, si le cuesta defender lo suyo, ayúdale a ser más asertivo.
    • Ningún niño tiene por qué sufrir en el colegio. Con nuestra ayuda y la de los profesores podemos evitarlo.
      Publicidad - Sigue leyendo debajo