Peleas entre niños, cómo actuar ante ellas

A nadie nos gusta que nuestro hijo se pegue con otros, pero las peleas forman parte de su desarrollo y son necesarias para que al final acabe siendo sociable. Teniendo esto en cuenta, ¿cómo debemos actuar cuando se pega con otro pequeño?

Tu hijo está jugando tranquilamente con un amigo y de repente, empiezan a darse patadas y mordiscos. ¿Qué debes hacer?

Salvo que veas que van a hacerse daño de verdad (en cuyo caso tendrás que separarles enseguida), espera un poco antes de actuar. En ocasiones los niños solucionan sus problemas por sí mismos y es lo mejor, ya que así aprenden a defender sus opiniones, a respetar las de los demás, a hacer las paces, a pedir perdón, a darse cuenta de que lo que de verdad importa es pasarlo bien...

Publicidad - Sigue leyendo debajo

ASÍ DEBES REACCIONAR

Si no ocurre así, tendrás que tomar las siguientes medidas:

  • Habla con ellos y deja que cada uno cuente su versión de los hechos. Puede que el simple hecho de expresarse les ayude a calmarse.
    • Propón una pausa. Dales la merienda o ponles una película de vídeo que sabes que les va a gustar. Jugar juntos mucho rato seguido es una prueba muy difícil para ellos, porque a más cansancio, menos aguante.
      • "Castiga" al juguete por el que se pelean (guárdalo), así, la próxima vez se pondrán de acuerdo para utilizarlo. Es muy práctico que les enseñes a hacer turnos, para que los dos puedan disfrutar de él.
        • No tomes partido por ninguno. Si das la razón a uno de los dos, aumentará su rivalidad. Si siempre es tu hijo quien se mete con su amigo, cuando os quedéis a solas dile que no admites su comportamiento "pegón" y esperas que cambie. En caso contrario, habla con la madre del otro niño para que ponga en práctica el mismo plan de actuación.
          • Si ves que no tienen ganas de hacer las paces, prohíbeles hablar entre ellos. Esto aumentará sus ganas de "entenderse".
            • Y si aún así siguen enfadados, tal vez sea mejor poner tierra de por medio y que cada uno se vaya a su casa. Por la mañana se habrán olvidado de todo.

              ADEMÁS... Todavía pega a otros niños

              Publicidad - Sigue leyendo debajo