Hablar con la profesora mejora el rendimiento del niño

Ayudar al niño a integrarse mejor en la escuela, detectar a tiempo pequeños problemas de integración, favorecer sus aprendizajes... Son muchos los beneficios que se obtienen cuando existe una buena comunicación entre los padres y los profesores.

Hoy en día ningún experto duda de que la participación de los padres en la escuela es algo esencial para el buen funcionamiento afectivo e intelectual de los niños. Una buena interacción entre ambas partes supone grandes ventajas, no sólo para el colegio, sino también para vosotros y, cómo no, todo ello se deriva en un enorme beneficio para vuestro pequeño. Con vuestra colaboración, la profesora puede adquirir un conocimiento más detallado del niño, lo que le pondrá sobre la pista para darle una educación más individualizada y adaptada a sus necesidades. Ella, por otro lado, puede ayudaros a detectar pequeños trastornos del desarrollo que a veces son más fáciles de detectar en el aula que en casa. Y sólo unidos podéis poner solución a los comportamientos que interfieren en su integración social, ya sean problemas de indisciplina, de falta de atención o motivación o de relación con sus compañeros del cole.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

VUESTRA ACTITUD ES DETERMINANTE

Cuando los padres se muestran cordiales con el profesor de su hijo, éste tiene una adaptación más rápida a la vida de la escuela. Este hecho es completamente comprensible y natural, puesto que el pequeño actúa en función de cómo lo hacen sus padres y deposita su confianza en aquellas personas que se llevan bien con su papá y su mamá. Si vuestro hijo vive en casa una actitud positiva y abierta hacia el colegio y ve que os relacionáis bien con la maestra y que colaboráis y participáis en las distintas actividades del centro, también él se sentirá motivado hacia el colegio.

Por supuesto, si el pequeño está acudiendo a un especialista (logopeda, psicólogo...) es fundamental que se lo digáis a la profesora, para que lo tenga en cuenta. Así, lejos de dificultar la terapia que está recibienedo el niño, también ella podrá colaborar activa y positivamente en su aplicación.

UN DIÁLOGO CONSTRUCTIVO

Para que cuando pidáis cita con la profesora de vuestro hijo, la entrevista resulte más provechosa, poned en práctica estos consejos:

  • Antes de acudir a la cita reflexionad sobre los temas que queréis tratar con ella y anotadlos en un papel, para no olvidaros de nada. También es bueno que tengáis en cuenta las sugerencias de vuestro pequeño, para detectar qué le importa o preocupa.
    • Si tenéis alguna duda, comunicádsela de forma constructiva, no crítica; es decir, en vez de reprochar lo que hace la profesora, debéis sugerirle otras opciones que os parecen más adecuadas.
      • Hablad abiertamente sobre cualquier asunto que queráis solucionar, las posibles medidas a poner en práctica y el papel que os toca desempeñar a cada uno de vosotros en esa tarea.
        Publicidad - Sigue leyendo debajo

        Una vez que volváis a casa, contad a vuestro hijo cómo os ha ido y de qué habéis estado hablando, pero siempre de manera optimista: mostrándole sus logros, animándole a que siga superándose y, sobre todo, manifestándole la enorme confianza que su profesora y vosotros tenéis respecto a sus posibilidades de aprender cada día más en el colegio.

        Publicidad - Sigue leyendo debajo