La depresión infantil puede prevenirse

Evitar que nuestro hijo caiga en una depresión es posible si nos mantenemos alerta ante ciertos síntomas.

Después de numerosos años de estudio, especialistas de la Universidad de Montreal (Canadá) aseguran que es posible detectar síntomas de ansiedad en niños menores de 5 años, lo que nos permite actuar y evitar así posibles depresiones en el futuro. Los dos indicadores a los que debemos estar muy atentos son:

Publicidad - Sigue leyendo debajo
  • Un temperamento difícil y con tendencia al aislamiento, ya que estos niños tienen una predisposición biológica para ser más introvertidos y angustiarse más, lo que a la larga puede acabar provocándoles una depresión.
    • La depresión materna. Se ha comprobado que tener una madre con tendencia a la depresión influye más sobre los pequeños que el hecho de que ésta sea poco sociable o mal educada, no sólo porque hay una predisposición genética, sino porque los niños imitan la forma de vivir y de tomarse las cosas que observan en su madre.

      CÓMO ACTUAR

      Cuando se detectan estos indicadores hay que consultar con un psicólogo especializado y tomar varias medidas:

      • Acariciar, besar e incluso mecer al pequeño muy a menudo, para que se sienta seguro y no se angustie.
        • Orientar a los padres sobre el trato y la educación de un niño difícil.
          • Tratar a la madre de su depresión diagnosticada, para que su hijo, que sólo es candidato a deprimirse, no acabe padeciendo esta durísima enfermedad.
            Publicidad - Sigue leyendo debajo