Actividades en casa

Estos son algunos ejemplos de juegos para cuando tu hijo no pueda salir a la calle.

El juego de las familias

Separa las figuras de una baraja de naipes: reyes, reinas, caballos y sotas. Reparte las cartas dando la misma cantidad a cada jugador (si son muy pequeños no utilices demasiadas cartas o no sabrán jugar). El juego consiste en reunir las familias de figuras.

Empieza un jugador pidiendo a otro una carta. Si éste la tiene, se la da y el primero sigue pidiendo cartas. Cuando el primero no acierta, pasa el turno a otro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué fomenta? Se trabaja la lógica y la deducción.

¿En quién estoy pensando?

Elige a una persona conocida o un personaje famoso y haz que el niño lo adivine planteando preguntas que sólo admitan sí o no como respuesta: ¿es alto?, ¿es cantante?, ¿sale en la tele?

¿Qué fomenta? El vocabulario, la memoria, la observación y la deducción.

Pequeño detective

Un juego de pistas en casa. Primero esconde el “tesoro” (un dulce, un juguetito...). Luego dibuja un mapa (con flechas, símbolos...) que llegue hasta la primera pista escondida. Allí esconde otro mapa que lleve a la segunda pista... y así hasta llegar al tesoro.

¿Qué fomenta? Interpretando el mapa practican la deducción, la observación y aprenden a orientarse.

Dominó de bastos

Utiliza los palos de una baraja para jugar como si fuera un dominó. Se reparten las cartas y se pone una en el centro. Los jugadores tienen que ir añadiendo cartas a continuación que sean del mismo palo o número. Si no las tienen deben robar o pasar.

Gana el que antes se quede sin cartas.

¿Qué fomenta? La lógica, la observación y la deducción.

¿Qué objeto falta?

Coloca sobre una superficie unos diez objetos muy dispares (un muñeco, un lápiz, un salero...) y pide al niño o niños que los observen durante un rato. Retira uno de los objetos mientras el niño está de espaldas. Tendrá que recordar cuál es el que falta.

Puedes aumentar la dificultad quitando más de uno, cambiándolos de orden...

¿Qué fomenta? Mejora la observación, la memoria, las facultades de deducción y la precisión en el lenguaje.

A mi loro le gusta el té

¿Y qué más le gusta? (Buscad palabras que empiecen con la letra t): el tomate, la trucha, las torrijas... Y cuando no se os ocurran más, podéis repetir la pregunta con otra letra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué fomenta? Ayuda a incrementar el vocabulario y enseña a distinguir sonidos.

Traslado de palomitas

Pon en un tazón unas cuantas palomitas o cereales inflados. Con una pajita, sólo aspirando por ella, hay que ir pasando las palomitas de una en una a otro recipiente. Pueden competir varios o uno solo contrarreloj.

¿Qué fomenta? Sirve para entender la mecánica de la inspiración y la espiración.

La vida con otra nota

Crea un pequeño musical cotidiano. Elige el estilo que prefieras (ópera, pop, rap...) y utilízalo para poner música a cualquier conversación, o imagina situaciones e inventa una historia para dramatizar aún más vuestra cantinela.
¿Qué fomenta? Favorece la imaginación y ayuda a descubrir un placer nuevo: hablar cantando.

Rompecabezas

Con una revista vieja, elegid fotos que os gusten y pegadlas en cartulinas. Que el adulto o el niño las recorte formando piezas de distintas formas o tamaños. Se trata de reconstruir la imagen en el menor tiempo posible. Es más complicado si se mezclan las piezas de dos imágenes.

¿Qué fomenta? Se trabaja la creatividad, la observación y se entiende la destrucción y la reconstrucción.

¿Y tú de dónde erez?

Alterando algunos sonidos podéis jugar a ser chinos (cambiando la r por la l), franceses (la r por la j), andaluces (la s por la z). También podéis imitar distintas formas de hablar: nasal (como el pato Donald), de pito, afónica...

¿Qué fomenta? La vocalización y la comunicación.

El espejo

Entre dos personas: uno se mueve y el otro hace de espejo, imitando todos sus movimientos como si fuera su reflejo. Para que el niño comprenda mucho mejor el juego, colócale antes delante de un espejo en el que pueda ver su cuerpo completo y anímale a moverse.

¿Qué fomenta? El niño descubre las posibilidades de su movimiento corporal y practica la lateralidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo