"Mami, ¿me dejas ver los dibujos?"

Antes de permitir que tu hijo se siente delante de la tele, comprueba si esos dibujos que tanto le atraen pueden ayudarle en su formación.

A todos los niños les gustan los dibujos animados, pero no todos son recomendables para ellos. Por eso, antes de dejar que tu hijo se siente delante del televisor, ve tú primero, a solas, alguna sesión de esos dibujos, para asegurarte de que son adecuados para él. Lo serán si...

– Están enfocados al aprendizaje y aumentan sus ganas de saber más.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

– Sus protagonistas encarnan valores positivos y son dignos de imitar.

– Muestran una visión positiva del mundo, que ayuda a los pequeños a sentirse más seguros en él y a ser alegres y optimistas.

– Incitan a los niños a pensar por sí mismos y a participar.

OTRAS OPCIONES

Aun así, si tu hijo tiene menos de 3 años es mejor que en lugar de ver la tele se entretenga pintando, haciendo construcciones u hojeando cuentos. Cualquiera de estas actividades es más gratificante a nivel personal que ver dibujos animados. Si tiene entre 3 y 5 años, procura que no vea dibujos durante más de media hora diaria, salvo si se trata de una película infantil específica para su edad, que podrá ver entera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo