El cerebro bilingüe

El cerebro de tu bebé es una esponja que absorve muy bien las lenguas hasta los cinco años de vida.

La pregunta tiene su miga: ¿qué es lo que hace que a los bebés les resulte tan fácil aprender idiomas? La respuesta está en su cerebro, en su forma de “pensar”.

  • Gracias a las sinapsis, conexiones eléctricas entre las neuronas, las células cerebrales se comunican y se transmiten información unas a otras. Hasta los 2 o 3 años de vida, la creación de nuevas sinapsis es continua y se produce a una gran velocidad,lo que permite al niño ser “una esponja”en todo lo que aprende, incluidos los idiomas. Después, estos “caminos del pensamiento” se vuelven más rígidos.
  • Todos nacemos con la capacidad de diferenciar los fonemas de las diferentes lenguas. Pero a medida que vamos creciendo, el cerebro va excluyendo los fonemas que no utiliza habitualmente, de manera que se olvida de cómo escucharlos e interpretarlos, crea un filtro fonético. Se trata de una especie de selección natural: el cerebro se concentra en lo que le es útil y se olvida del resto. Ésta es la razón por la que muchos asiáticos no pueden pronunciar la erre, un sonido que no se encuentra en sus idiomas; al no haberlo aprendido en la infancia, sus oídos se vuelven sordos ante él. Lo mismo nos ocurre a los españoles con algunos de los 12 sonidos de las vocales inglesas.
  • Las técnicas de resonancia magnética desvelan que los niños bilingües utilizan una sola región del cerebro para procesar los dos idiomas. En los que aprenden otra lengua a partir de los 5 años, la región encargada de interpretar el idioma nativo no es capaz de adaptarse al nuevo, por lo que el cerebro tiene que dedicar otra zona a su aprendizaje y ello exige más esfuerzo mental.
  • Hay otro aspecto que influye en la capacidad de aprendizaje del niño: la ausencia de vergüenza y de temor al ridículo. Los niños aprenden por imitación y repetición, a base de ensayo y error, sin miedo a equivocarse.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Publicidad - Sigue leyendo debajo