Dudas sobre la adquisición de idiomas de tu hijo

Descubre cúanto tiempo debe estar expuesto a una lengua para adquirirla y las ventajas de aprender más de un idioma.

¿Mezclará los idiomas?

Sí, este es un fenómeno muy común, pero pasajero. Lo que ocurre es que el niño aprende el vocabulario en diferentes contextos. Por ejemplo, si en el colegio habla inglés y en casa español, es posible que diga “quiero jugar con my friend” o “I want un helado”, porque todavía no conoce las palabras amigo y “ice-cream”. A medida que su vocabulario se amplíe, dejará de mezclar los idiomas. También puede ocurrir que aunque el niño conozca la palabra en ambas lenguas, elija la que le resulte más fácil de pronunciar: “dog” en vez de perro o cocina en vez de “kitchen”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Le retrasará académicamente?

No te preocupes, la Naturaleza es sabia y los niños que aprenden más de una lengua, también aprenden a desarrollar antes ciertas destrezas de atención. “Atención selectiva” es la habilidad de concentrarse en detalles importantes y no hacer caso a la información confusa o que distrae. Esto es algo que estos niños practican mucho a medida que aprenden a excluir palabras de un idioma cuando hablan en otro y, además, contribuye a ayudarles en el colegio a la hora de concentrarse.

¿Tres lenguas a la vez es mucho?

Si vives en una de las Comunidades Autónomas en las que se habla la lengua autóctona, además del castellano, es muy posible que te preocupe que tu hijo también tenga que aprender una lengua extranjera en el colegio.

Sin embargo, se ha demostrado que aprender simultáneamente hasta cuatro idiomas diferentes no supone ningún problema para los niños pequeños e históricamente tenemos la prueba de que en países como Suiza, por ejemplo, sus habitantes pueden hablar al menos tres de los idiomas oficiales sin problema.

¿No es mejor que domine uno antes de empezar a enseñarle otro?

No, los neurólogos aseguran que en los primeros cinco años de vida es cuando las sinapsis (conexiones) entre las neuronas se desarrollan a mayor velocidad.

Gracias a este complejo mecanismo, el cerebro del niño aprende a ver, interpretando de forma automática las sensaciones que le llegan a través de los ojos, a oír y a sentir el tacto. Y en el caso de las lenguas, aprende a distinguir y a reproducir los diferentes sonidos espontáneamente. A partir de los siete años los niños tienen que empezar a estudiar la lengua como los adultos para poder hablarla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Le enseño a escribir y leer en los dos idiomas al mismo tiempo?

Las habilidades de lectura y escritura no se desarrollan hasta los cinco años y los lingüistas aconsejan que el niño aprenda a escribir y a leer primero en su lengua materna y luego, de manera paulatina, ir introduciendo el resto.

Saber más de un idioma de niño, ¿le ayudará a aprender otro de mayor?

Hará que lo aprenda de manera más intuitiva, que deduzca muchas palabras gracias al vocabulario que ya conoce en los otros idiomas y que le cueste menos reconocer y reproducir los fonemas extranjeros. Pero tendrá que estudiarlo.

¿Puede mi hijo ser bilingüe por el hecho de empezar tan pronto?

Una persona bilingüe es aquella que no sólo habla dos idiomas, sino que es capaz de desenvolverse en idénticas situaciones con la misma soltura (contar chistes, hablar con el médico o por teléfono...).

Muy pocas personas llegan a ser bilingües al 100% y para casi todas hay una lengua dominante para cada situación. Para alcanzar el bilingüismo, el niño debe tener la oportunidad de vivir en el país de la lengua de origen para entender su cultura y usar las expresiones correctas en cada ocasión.

¿Existen beneficios a largo plazo si se habla más de una lengua?

Sí. Un estudio de la Universidad de York, en Canadá, ha demostrado lo que ya se sospechaba desde hace décadas: que las personas que hablan más de un idioma mantienen su agilidad mental durante más tiempo y tienen menos posibilidades de sufrir demencia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo