Pequeños trucos para que se vista solo

Para conseguir que los niños se vistan sólos debemos elegir prendas cómodas y que no sean dificiles de poner. Además, puedes aplicar unos pequeños trucos para que consiga vestirse solo.

Cuanto más cómodas sean las prendas de los niños, mucho mejor. Estas son algunas propuestas:

  • Apuesta por el velcro. Cómprale ropa y zapatos que lleven velcro, en lugar de botones, cordones y cremalleras.
  • Las camisetas, decoradas. Elige para él camisetas, camisas y jerseys que tengan algún bordado o dibujo en la parte de delante. Así podrán servirle como referencia para saber cuál es el derecho y cuál es el revés.
  • Olvídate del cuello vuelto. Se meterá mejor los jerseys de cuello redondo o de pico.
  • Huye de los petos.Es más acertado que le compres pantalones o faldas que lleven una cinturilla elástica.
  • No a los leotardos.Son dificilísimos de poner. Mejor sustitúyelos por medias hasta la rodilla o el muslo.
  • Sus calcetines, con talón. De este modo le resultará más fácil ponérselos bien.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Y recuérdale que las etiquetas van siempre detrás, igual que los bolsillos más grandes de los pantalones y de las faldas. Explícale también que la parte más ancha de las bragas y de los calzoncillos es para el culete.

    ¡Menudas grandes proezas!

    Para los niños conseguir pequeños pasos a la hora de vestirse es un gran logro. Ayúdale a conseguirlo.

    • Abrocharse los botones. Aprenderá a hacerlo si le animas a entretenerse abrochando y desabrochando los enormes botones de alguna prenda de invierno que ya no te pongas.
    • Subirse y bajarse la cremallera. Déjale practicar con la cremallera de un cojín viejo que tengas por casa.
    • Diferenciar los zapatos. Pinta media cara dentro de cada uno de ellos, con un rotulador permanente, de modo que al juntar los zapatos bien colocados, se vea la cara entera.
    • Atarse los cordones. Dale unas hebras de lana y enséñale a hacer nudos y lazadas con ellas.
    • Ponerse el abrigo. Primero debe dejar la prenda en el suelo, boca arriba, de forma que el cuello de la misma quede a sus pies. El siguiente paso es arrodillarse y meter los brazos por las mangas del abrigo. Por último, tiene que ponerse de pie al tiempo que pasa la prenda por encima de su cabeza, levantando los brazos.
      Publicidad - Sigue leyendo debajo