Beneficios de la música en el desarrollo cognitivo de los niños

Fomentar el creciente interés que tu hijo muestra ahora por la música es otra forma (y muy agradable, por cierto) de favorecer su desarrollo.

Beneficios de la música en los niños
Getty Images

Si tu peque se acostumbra a escuchar todo tipo de melodías, y en especial música clásica, se irá haciendo cada vez más sensible a los distintos matices sonoros. La intención de escuchar música es que los pequeños disfruten mientras aprenden cosas, pero además estas melodías tienen multitud de beneficios: estimulan el desarrollo intelectual y motriz, aportan al niño seguridad emocional, mejoran la dicción, fomentan su creatividad y sociabilidad... Sin embargo, los efectos positivos para los pequeños no son exclusivos de las canciones “con letra”. Por ejemplo, seguro que ya has oído hablar de los beneficios que aporta a los bebés que les hagamos escuchar composiciones de Mozart.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Muchas investigaciones demuestran que su ritmo acompasado, como el del corazón, activa las neuronas y hace que el cerebro esté más receptivo. Esto no quiere decir que al oír esta música tu hijo vaya a convertirse en un genio precoz, sino que fomentará el potencial que hay dentro de él.

Pero educar “el oído” no es el único beneficio que le reportará escuchar música. Hay otros muchos:

Perfecciona el lenguaje. Aprender canciones ayuda al niño a ampliar su vocabulario y a pronunciar mejor.
Favorece la memoria auditiva. Escuchar música potencia el área del cerebro dedicada a la memoria auditiva.
Fomenta la creatividad. Aprender bailes y canciones alienta la imaginación de los niños y les anima a inventarse sus propias letras y movimientos.
Entrena la atención. Los niños se concentran mejor en una actividad si la realizan oyendo una música bajita.
Desarrolla la psicomotricidad gruesa. Moverse al ritmo de la música es una actividad estupenda para aprender a controlar el cuerpo y hacer ejercicio.
Aumenta su capacidad de aprendizaje. Esto es debido a la potencialidad que tiene la música de conectar los dos hemisferios cerebrales, lo que ayuda a crear nuevas conexiones.

Actividades musicales con niños

Además de poner música a tu hijo, puedes enseñarle actividades y juegos que le ayuden a desarrollar las áreas antes citadas. Por ejemplo:

  • Adivinar instrumentos de una melodía que suena. Puede ser un juego entretenidísimo para amenizar los viajes.
  • Fabricar instrumentos. Un ejemplo: coge una botella de plástico vacía, echa en ella un poco de arroz, pon el tapón, séllalo con cinta adhesiva y... ¡habréis fabricado una maraca!
  • Repetir secuencias. Crea secuencias que luego tendrá que repetir tu pequeño, como dar dos palmadas y golpearos las piernas una vez.
  • Moverse como los animales. Enséñale a moverse lento como una tortuga o rápido como una liebre, al compás de la música.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Al cantar, bailar y practicar estos juegos en familia o con sus amigos, tu hijo, si es introvertido, se hará más abierto, y si tiene un carácter extravertido canalizará mejor sus emociones.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo