Cómo enseñar a tu hijo a no irse con desconocidos

­­Es básico que protejas a tu pequeño de las personas que no tienen buenas intenciones. ¿Cómo? Enseñándole a eludir ciertas circunstancias, pero sin atemorizarle.

Los padres educamos a nuestros hijos para que sean sociables y amables: queremos que atiendan cuando les hablan, que saluden, que sonrían...

Sin embargo, la realidad actual nos presenta desgraciadas situaciones en las que los niños son víctimas de personas enfermas o desalmadas. Y a los padres nos toca la difícil tarea de transmitir a nuestros pequeños una actitud precavida, pero sin convertirles en insociables y temerosos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los niños de la edad de tu hijo tienden a dejarse llevar por la curiosidad: si algo les llama la atención, van detrás de forma impulsiva. Reaccionan así porque tienen un mundo interior muy diferente al nuestro. Si a esto le unimos que a esta edad la mayoría de los pequeños hablan con cualquiera, es fácil comprender que son unas personitas muy fáciles de manipular. ¿Cómo podemos controlar su deliciosa actitud sin erradicarla? ¿Y cómo les enseñamos a distinguir entre las personas en las que pueden confiar y aquellas de las que no deben fiarse?

Pautas muy claras

Tu hijo necesita que le des unas instrucciones muy precisas sobre cómo debe actuar ante ciertas circunstancias (que un desconocido le invite a subir a su coche, que le acaricie...). Proporciónaselas con naturalidad y sin alarmismos:

  • Juega con él a representar estas situaciones y a resolverlas adecuadamente.
  • Léele cuentos relativos al tema. Y pídele que te diga qué le han parecido.
  • Explícale que entre vosotros no puede haber “secretos malos”, como que alguien que tú no conoces le da juguetes.

    Los niños tienen una noción muy acertada sobre los conceptos bueno y malo y esto es algo que podemos utilizar para ayudarles a entender que hay personas estupendas y otras que no lo son.

    Evita que se deje engañar

    Echa mano de las series infantiles, en las que siempre hay personajes que pertenecen a uno y otro bando. Siéntate con tu hijo para disfrutarlas juntos e insiste en algo que él ve a menudo en la pantalla y que acepta con naturalidad: los malos se disfrazan y se hacen pasar por buenos para engañar a la gente.

    En este contexto de entretenimiento y diversión tu hijo asimilará sin angustia, pero con detalle, todas las indicaciones que le des: no te vayas de paseo con desconocidos, no dejes que te bese alguien que no conoces...

    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Asegúrate de que tiene claro que no siempre hay que seguir las instrucciones de los mayores. Así, las personas de buena fe sonreirán con ternura ante sus recelos y las que no lo sean desviarán su atención a otro sitio.

    ADEMÁS

    --> Cómo hablar con tu hijo sobre el abuso sexual

    Publicidad - Sigue leyendo debajo