Los beneficios de los columpios en los niños

Para que tu pequeño aproveche al máximo el tiempo que pasa jugando en los columpios, llévale a un parque seguro, que esté en buen estado, y déjale jugar en una libertad controlada, que le haga sentirse autónomo

Seguro que para vuestro hijo, el ratito que pasa en el parque es uno de los mejores del día.

Y no es para menos: en estas zonas de juego creadas para ellos, los niños se relacionan con otros pequeños, aprenden un montón de cosas nuevas, toman el aire y el sol, hacen ejercicio físico... Y todo ello favorece su salud física y mental.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ahora bien, para que vuestro pequeño pueda sacar el mayor provecho de su tiempo de juego al aire libre, llevadle a un parque moderno, que esté en perfectas condiciones de higiene y de mantenimiento.

Si es posible, evitad llevarle en los momentos de mayor afluencia de niños mayores, así estará menos expuesto a recibir empujones y balonazos y no tendrá que “pelear” en las colas para subir a los toboganes y columpios.

También es importante que mantengáis cierta rutina en esta actividad: ir al parque todos los días a la misma hora le ayudará a disciplinarse y a ser más organizado. Además, así es más fácil que coincida siempre con los mismos niños y que vaya haciendo “panda” con ellos.

Ropa y calzado adecuados

Antes de salir de casa, aseguráos de que le habéis vestido y calzado adecuadamente. Las prendas tienen que permitirle libertad de movimientos y algo de protección, sobre todo en las rodillas y los codos.

En cuanto a los zapatos, que sean cómodos (valen unas zapatillas deportivas, flexibles y resistentes a la vez) y con suela de goma, no lisa, para que pueda jugar y trepar sin riesgo de resbalarse.

Ya en el parque, para que los niños que se están columpiando o que están montando en el tobogán no golpeen al vuestro sin querer, explicadle que no debe pasar cerca de ellos. Hecha la advertencia, dejadle jugar en libertad vigilada, es decir, bajo vuestro control pero sin que se sienta coartado o dirigido en su actividad.

Potencian su desarrollo

Teniendo en cuenta estas consideraciones, llevar a los columpios a vuestro hijo será un modo muy divertido de ayudarle a potenciar muchos aspectos de su desarrollo:

  • La imaginación. Al moverse y disfrutar en un entorno distinto a vuestra casa, da rienda suelta a su fantasía.
  • La sociabilidad. Jugar con los demás niños es un entrenamiento que le convierte en un ser cada vez más sociable y comunicativo. A los tres años la mayor parte de los pequeños son bastante egoístas, por eso es bueno llevarles al parque de juegos, porque allí aprenden a compartir, a respetar turnos, a tener en cuenta las apetencias de los demás... Estar con otros niños también les descubre que existen otras formas de ver la vida, diferentes a la que hay en su casa.
  • La psicomotricidad. Al montar en los balancines, toboganes y columpios mejora su control corporal y sus movimientos se vuelven más precisos.
  • El dominio espacial. En estos juegos el niño sube, baja, trepa, coge, suelta, se desliza, entra, sale... Todas estas experiencias le ayudan a hacerse una mejor idea de los espacios y de las distancias, algo que en el futuro le facilitará la comprensión de los conceptos matemáticos.
  • La autoestima. Vuestro hijo irá adquiriendo nuevas habilidades y tratará de demostraros todo lo que sabe hacer. Si respetáis su ritmo, vuestra atención y vuestras muestras de apoyo le harán sentirse muy querido, lo que mejorará su autoestima.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Al volver a casa, acordáos de vaciarle los bolsillos antes de echar su ropa a lavar (los habrá llenado de “tesoros”), y dadle un baño de agua templadita. Así se relajará y después de tanto subir y bajar de los columpios, dormirá como un bendito.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo