Niños que entienden, pero no hablan

Si notáis que os entiende pero permanece callado todo el día, para que vaya soltándose a hablar sólo tenéis que cambiar vuestro modo de comunicaros con él.

El pediatra os ha asegurado que vuestro pequeño está perfectamente, que no tiene problemas de audición ni retrasos en las áreas cerebrales del lenguaje.

Así que es evidente que si no habla es porque no quiere, porque le resulta más cómodo no hacerlo. Y, en cierta manera, su actitud es comprensible: ¿para qué va a esforzarse en hablar, si le entendéis con los gestos que os hace?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Dirigíos a él a menudo

A partir de ahora, para que vaya soltándose a hablar, modificad vuestro modo cotidiano de comunicaros con él:

  • En lugar de intentar entender sus gestos y muecas, poned cara de desconcierto y preguntadle, con mucho cariño, qué quiere decir. Así reforzáis sus deseos de expresarse oralmente.
  • También es conveniente que os dirijáis a él a menudo, con frases cortas y palabras sencillas que pueda entender. Imitar vuestros sonidos es el medio más eficaz a su disposición para dominar el habla. Y aunque os parezca que no os escucha, estad seguros de que va archivando vuestras palabras y de que memorizarlas le empuja a soltarse a hablar.
  • Acostumbráos a “leer” cuentos con él, al tiempo que le vais diciendo cómo se llaman los objetos que ilustran sus páginas, para que escuche la pronunciación correcta de los diferentes sonidos.
  • De igual forma, enseñadle, vocalizando muy despacio, los nombres de todas las cosas que le llamen la atención y pedídselas sin señalarlas.

    Siempre que os diga algo, aunque sea mal pronunciado, demostradle con alegría que le habéis entendido y repetid su mensaje bien dicho, sin aludir a su error. Por ejemplo, si os dice “teno ame”, respondedle: “sí, tienes hambre, ahora vas a comer”. Así le corregiréis sin desanimarle ni mermar sus ganas de hablar.

    Por el contrario, no imitéis su lengua de trapo, porque en vez de enseñarle a hablar, retrasaréis su aprendizaje.

    Prohibido atosigarle

    Tampoco le atosiguéis cuando tenga intención de deciros algo, porque si lo hacéis, se pondrá nervioso y optará por no decir nada. Dadle todo el tiempo que necesite para expresarse, porque para él, generar las palabras todavía le resulta mucho más complicado que recuperarlas en la memoria para comprender lo que le estáis diciendo.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo