Consejos para salir a comprar con tu hijo

Salir de compras con un niño pequeño no es nada sencillo: se cansa de andar, se aburre de ir en la sillita, quiere beber agua, necesita hacer pis (otra vez)... Te damos algunas ideas para facilitarte las cosas.

Si dispones de poco tiempo para hacer la compra o ir a un recado, lo mejor es que dejes al niño con alguien con quien se sienta a gusto.

Pero si no tienes con quién dejarle, o si te apetece llevarle, puedes organizar las cosas para que vaya contigo y todo os salga perfectamente.

Sin hambre y sin sueño

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para empezar, acostúmbrate a salir con él en un momento en el que esté descansado y sin hambre. Si no, es muy probable que se ponga a llorar por el camino y que tengas que regresar a casa antes de lo previsto.

En general, yendo con niños lo ideal es hacer los recados por la mañana, poco después de que hayan desayunado, o por la tarde, una vez que se hayan echado la siesta y hayan merendado.

Además, es importante que tengas en cuenta estas otras recomendaciones:

  1. Aunque ya camine, no salgas de casa sin la sillita de paseo (le vendrá muy bien para descansar de vez en cuando). Y recuerda que no debes cargar las bolsas en el manillar, si eso hace que la silla pierda estabilidad.
  2. Intenta evitar las horas punta.
  3. Alterna los momentos en los que tenga que estar sentado con otros en los que pueda correr y moverse.
  4. Si su sillita es bidireccional, alterna los ratitos que pasa mirándote a ti con los que está mirando al frente,y en ambos casos háblale mucho: cuéntale dónde vais a ir, lo que vais a hacer...
  5. Si acudís a un gran centro comercial, móntale en un coche eléctrico de los que ofrecen allí, para que pueda recorrer los pasillos sin cansarse, al tiempo que se lo pasa genial.
  6. Si le aburre mucho ir a comprar, prométele que cuando acabéis iréis al parque o a esa tienda de animales que le encanta. Así, tus obligaciones tendrán algún aliciente para él.

    Momentos complicados

    En todo caso, por mucho que planifiques las salidas con tu pequeño, es inevitable que paséis por momentos difíciles: puede que se niegue a andar y a sentarse en su silla, que se enrabiete, que se encapriche de algo...

    Para salir airosa de estas situaciones, mantente firme en tu postura y no cedas ante sus lágrimas, pero antes de que la cosa vaya a más (o incluso antes de que tu hijo estalle), echa mano de los “trucos de emergencia”: saca de tu bolso su mascota (no te olvides de cogerla antes de salir de casa), anímale a mirar en tu bolsillo, donde has escondido un paquetito con una sorpresa en su interior... Así se sentirá mejor enseguida y tú podrás terminar tus cosas más relajada.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Zona infantil de ocio, ¿es segura para él?

    Las zonas de ocio que tienen algunos centros comerciales permiten a los padres hacer la compra tranquilamente, mientras el niño se lo pasa “bomba”. Ahora bien, antes de dejar allí a tu hijo, siendo tan pequeñito, comprueba que...

    • Tiene áreas para diferentes edades.
    • Cuenta con monitores que vigilan a los pequeños constantemente.
    • Te piden el DNI y te advierten que sólo tú puedes recogerle.
    • Si el niño llora, te avisan enseguida por megafonía.
      Publicidad - Sigue leyendo debajo