Ayuda a tu hijo a superarse cada día

A la hora de educar a tu hijo debes establecerle una serie de metas que, poco a poco, con tu ayuda, consiga superar.

Para que las metas que marques a tu pequeño fomenten su autoestima y su independencia y le ayuden a avanzar en el desarrollo, deben tener una serie de características. En concreto, éstas deben ser:

  • Personalizadas. Adaptadas a su nivel de madurez y a sus capacidades. Si ya ha cumplido tres años, podéis pedirle que se entretenga él solo durante unos minutos, mientras atendéis a una visita; si tiene menos,
    tal vez no.
  • Posibles. Para que en lugar de desanimarle, le animen a seguir mejorando. Por ejemplo, si es muy nervioso, no se os ocurra obligarle a permanecer sentado a la mesa hasta que todos acabéis de comer, porque no podrá.
  • Graduales. Para que no se aburra y progrese, ponedle metas cada vez más difíciles. Desde los dos años puede echaros una mano cuando saquéis la ropa de la lavadora, a los tres años puede ayudaros a tender, etc.
  • Celebradas. Vuestra alegría al comprobar que se supera será su mejor estímulo para continuar avanzando. Felicitadle con entusiasmo y dadle un beso enorme cuando consiga pasar la noche entera en su dormitorio.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Publicidad - Sigue leyendo debajo