Quitar el pañal en 7 fases

Antes de comenzar el proceso de quitar el pañal debes saber que hay que tomárselo con tranquilidad y sin agobios: el proceso requerirá cierta vigilancia de tu parte, ya que tendrás que observarle y captar sus señales para saber cuándo necesita el orinal. Así que es necesario que le dediques tiempo y te armes de paciencia.

En todo caso, si crees que ya es el momento, actúa así:

1º. Cómprale un orinal atractivo

Colócalo en un lugar donde el niño pase mucho tiempo, como el salón, y los primeros días deja que se acostumbre a él. Seguramente lo usará como juguete, para sentar a su osito, para meter sus cochecitos... Y esto es bueno, ya que así se convertirá en un objeto que le gusta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

2º. Hazle sentarse en el orinal

Explícale que este objeto sirve para guardar su pis y su caca y empieza a sentarle todos los días en momentos concretos (después del desayuno, a media mañana, antes de comer o, si va a la guardería, cuando lleguéis a casa). No le fuerces a quedarse sentado mucho rato, para que no se sienta presionado (esto dificultaría el aprendizaje).

En algún momento, tarde o temprano, depositará algo. Entonces, aunque haya sido por casualidad, elógiale mucho. Así irá entendiendo de qué se trata y qué es lo que tanto te agrada y esto le servirá como estímulo, aparte de que se sentirá feliz consigo mismo por su hazaña.

3º. Empieza a dejarle algunos ratos sin pañal

Por ejemplo, por la mañana antes de ir a la guarde o por la tarde antes de acostarle. Ve aumentando estos momentos según sus progresos. Si todo va bien, puedes llevarle contigo de paseo sin su pañal (considera en qué lugares puedes entrar al servicio y llévate una muda).

4º. Sé paciente con los pequeños percances

En esta fase es frecuente que el niño avise pero lo haga tarde y cuando llegues, ya tenga su ropa mojada. Sin embargo, esto indica que ya reconoce el impulso. Ahora tiene que aprender a calcular el tiempo para que no sea demasiado tarde; éste será el siguiente paso. Dile que no pasa nada, que pronto sabrá avisarte antes. Y en esta etapa vístele con ropa fácil de poner y quitar.

5º. Deja de ponerle el pañal durante el día

Cuando ya te avise a tiempo y cada vez tenga menos percances, será hora de dejarle sin pañal por el día. Puede que todavía tengas que recordarle que debe sentarse en el orinal, sobre todo si suele quedarse absorto en sus juegos. A muchos niños les molesta interrumpir sus actividades y van posponiendo el momento de hacer pis, pero sus movimientos lo indican: cruzan las piernas, saltan sobre un pie y sobre el otro, se mueven intranquilos...

Publicidad - Sigue leyendo debajo

6º. Acuéstale la siesta sin pañal

Será el momento de hacerlo cuando veas que tu peque se levanta de la siesta sin haber mojado nada el pañal (tres o cuatro veces seguidas).

7º. El último paso: quítaselo por la noche

Cuando esté varios días levantándose por la mañana con el pañal seco ya podrá dormir sin él. Vigila que haga pis antes de acostarse y, si es necesario, levántalo a media noche, cuando tú te acuestes, para que lo haga. Además, pon su orinal al lado de su cuna o de su cama para que por la mañana pueda utilizarlo rápidamente.

Si todo va bien el proceso concluirá aquí. Pero recuerda que hay niños en los que es cuestión de semanas y otros que tardan meses, y que para mantenerse secos por la noche algunos pequeños requieren mucho más tiempo. Aunque todos acaban controlando bien sus esfínteres.

Publicidad - Sigue leyendo debajo