Consolas: minis y familiares

Cada vez es más habitual la presencia de videoconsolas en nuestros hogares. Ya sean de las de sobremesa como de las portátiles, haz que tus hijos aprovechen sus ventajas y que su uso no se convierta en un problema.

  • Empieza por las consolas infantiles: son más grandes y están diseñadas para los peques, cuya psicomotricidad fina todavía no se encuentra totalmente desarrollada.
  • Ofrécele la miniconsola en las situaciones en las que el niño no pueda moverse a sus anchas (durante un viaje en coche o en la consulta del médico, por ejemplo).
  • Asegúrate de que el juego es adecuado para su edad. Busca los que tengan el sello PEGI (Pan European Game Information), el primer sistema europeo que establece una clasificación por edades y que responde a unos criterios internacionales.
  • Ten cuidado con las ediciones posteriores, muchas veces no se corresponden con el mismo ratio de edad que la anterior.
  • Las consolas familiares que se conectan al televisor son una vía estupenda para enseñar al pequeño valores importantes como jugar en equipo, esperar turno, pensar antes de actuar…

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Publicidad - Sigue leyendo debajo