'La caja de la rabia', el truco que ayuda a los niños a canalizar su ira

Descubre el método definitivo para que tu hijo aprenda a combatir la ira y así evitar las rabietas.

Rabietas en niños
Getty Images

Los niños, cuando son pequeños, no saben identificar sus emociones y mucho menos controlarlas. Esto hace que, de vez en cuando, ante situaciones que les incomodan o les disgustan reaccionen de una forma impulsiva dando lugar a las famosas rabietas. Enseñar a los peques de la casa a manejar sus emociones y sentimientos es muy importante para que, con el paso del tiempo, vayan adquiriendo la capacidad de autocontrolarse.

La ira es uno de esos sentimientos difíciles pero necesarios de controlar, pero para algunos niños no resulta sencillo lograrlo. Por eso, la psicóloga Marina Martín ideó un método para ayudar a las familias a enseñar a sus hijos a gestionar esta emoción. Esta técnica, tal y como comenta la psicóloga en su blog, nació de un libro infantil de Mireille d'Allancé titulado 'Vaya Rabieta'. En él, el protagonista, Roberto, un niño con un mal día, ante la imposibilidad de calmar su sentimiento de ira, la deja salir de su interior. En el cuento, la ira aparece identificada como un monstruo que sale del interior del niño y que arrasa con todo: deshace la cama, desordena la habitación, rompe cosas… Hasta que, llegado el momento, Roberto se da cuenta del desastre de su alrededor y decide remediarlo. Vuelve a ordenar su cuarto, a hacer la cama y, conforme va solucionando aquello que había desmoronado su monstruo interior, este se va haciendo más pequeño hasta caber en una caja.

“Vaya Rabieta”, de Mireille d´Allancé 
“Vaya Rabieta”, de Mireille d´Allancé
Amazon Prime

COMPRAR

A partir de este relato, Marina Martín tuvo la gran idea de crear 'La caja de la rabia', una herramienta que sirve para que los peques de la casa puedan canalizar su ira, pero, ¿cómo? Es un método sencillo: el niño, cuando esté enfadado, tan solo tendrá que dibujar en un papel el monstruo de su ira. Para ello puede utilizar diferentes lápices de colores y hacerlo de forma impulsiva descargando poco a poco la rabia que siente hasta reducirla a cenizas. (Véase un ejemplo).

Monstruo de la rabia
Crecer Feliz

Una vez que haya creado su monstruo, el pequeño deberá arrugar con fuerza el folio y meterlo en una caja a vuestra elección, puede ser de cartón, de plástico...o mismamente una fiambrera o un tarro con tapón... Lo importante es que se convierta en una herramienta que mantendrá sus malas energías bien guardadas y le ayudará a gestionar su ira.


Publicidad - Sigue leyendo debajo