Los beneficios de los abrazos en los niños

Abrazar a los niños mejora su salud emocional, les da seguridad, estimula su cerebro y tiene efectos positivos sobre su estado de ánimo.

Madre e hijo abrazo
Getty Images

Los abrazos no son solo una buena forma de demostrar amor a nuestros hijos, sino que a través de ellos les transmitimos respaldo, apoyo, protección… haciendo que se sientan queridos, seguros y comprendidos. Y es que un abrazo aporta mucho más de lo que podemos pensar en un principio, sobre todo a los niños. Y se repiten a lo largo del día, sus beneficios se multiplican. Toma nota.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Beneficios que aportan los abrazos a los niños

Les hacen sentir seguros y potencia su autoestima: A través de los abrazos les mostramos respaldo y protección, haciéndoles saber que estamos ahí para lo que necesiten. Eso les dará una mayor seguridad y confianza en ellos mismos, y por lo tanto, influirá positivamente en su autoestima.

Mejora su salud emocional: La salud emocional de los niños es importantísima y los padres podemos fortalecerla. Que los niños crezcan en ambientes cálidos, felices y llenos de amor y cariño es muy importante para el buen desarrollo de esta. Además, los abrazos activan las endorfinas, que son los neurotransmisores responsables de que sintamos felicidad y bienestar.

Reduce el estrés y mejora su estado de ánimo: La sensación de bienestar producida por la activación de las endorfinas reduce también el estrés y la ansiedad y si a esto le añadimos la seguridad y la protección que siente un niño a través del abrazo de sus padres los resultados son más que positivos.

Fortalece el vínculo: El abrazo es también el primer contacto físico entre seres humanos, por ejemplo, una madre y su hijo recién nacido, o mientras le da el pecho… a través de este gesto se transmite seguridad, estabilidad, protección y eso favorece la creación del vínculo y el sentimiento de apego.

Publicidad - Sigue leyendo debajo