Cómo ayudar a mejorar las notas de tus hijos si el primer trimestre no les fue bien

Muchos problemas de fracaso escolar se solucionan estableciendo buenos hábitos de estudio. Toma nota de estos 5 trucos y ayuda a tu hijo a mejorar sus resultados académicos.

Niño estudiando
Getty Images

Aprender a estudiar no es una tarea fácil. Hay niños que consiguen concentrarse con facilidad y otros que se distraen con casi cualquier cosa, lo que influye directamente sobre sus resultados académicos. Según Ana Herrero, psicóloga y coordinadora del departamento de Orientación del grupo Brains International Schools, “no existe una única causa que explique el fracaso escolar, por lo que debemos de analizar de forma particular cada caso para hallar las causas que están interfiriendo negativamente en el rendimiento. Cuando desde el colegio nos informan de que no hay dificultades de aprendizaje, deberemos fijarnos en los hábitos de estudio y en el nivel de autonomía de los más pequeños, ya que con algunos ajustes en sus rutinas de estudio podremos mejorar sus resultados”.

1.Evita el castigo

Es importante hacerle ver al niño que no ha cumplido con sus obligaciones académicas y que estamos preocupados por los resultados que ha obtenido, lo más probable es que él tampoco se sienta orgulloso de sus notas. No tiene sentido que le castiguemos sin explicarle anteriormente qué es lo que ha hecho mal y por qué es importante que cumpla con sus deberes y responsabilidades. El castigo no educa ni enseña a hacer las cosas bien. Lo que sí podemos hacer es relacionar buenos comportamientos y actitudes de responsabilidad y compromiso con sus estudios con ciertos privilegios (ver la televisión, jugar a videojuegos, salir con los amigos), de forma que si no los cumplen no pueden acceder a ellos.

2.Establece tiempos para estudiar

El día tiene 24 horas y si las sabemos planificar dan para mucho, tanto para cumplir las obligaciones como para disfrutar de tiempo de ocio. Es importante crear rutinas y establecer horarios, en los cuales se deben incluir, por supuesto, el tiempo de estudio y de tareas escolares. Es recomendable que este tipo de tareas se lleven a cabo a primera hora de la tarde, que es cuando tanto el niño como los padres están más frescos y menos cansados.

3.Gestionar los tiempos

Es muy importante que el niño aprenda a gestionar el tiempo que le va a dedicar a cada tarea. En primer lugar, el niño debe hacer una lista de los deberes que le corresponden hacer ese día, para lo que es muy útil la agenda escolar. Después deberá establecer la hora de inicio y final de cada tarea teniendo en cuenta unos minutos de descanso entre una tarea y la siguiente que puede dedicar a beber agua, a estirar las piernas… eso sí, evitando los videojuegos, la televisión y los móviles.

4.Horas de descanso

Es fundamental que los niños estén bien descansados para que puedan concentrarse y rendir bien en el colegio. En este sentido debemos procurar que como mínimo duerman 8 horas y evitar que antes de acostarse estén expuestos a aparatos electrónicos, ya sea el móvil, la TV o la Tablet.

5.Repasar antes de dormir

Está demostrado que repasar antes de ir a dormir ayuda a memorizar la información, por lo que un buen truco para preparar un examen es repasar los días anteriores los puntos más importantes antes de irse a la cama. Un buen descanso ayudará a que los conocimientos repasados se consoliden más eficazmente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo