La 'mesa de paz' del Método Montessori ayudará a tus hijos a solucionar sus conflictos

Es muy habitual que entre hermanos surja algún que otro conflicto, pero con esta técnica de Montessori los solucionarán a través de un lenguaje asertivo.

Hermanos sentados en una mesa
Getty Images

La 'mesa de paz' es una técnica Montessori que ayuda resolver conflictos con niños cuando están agobiados o enfadados, ya sea con sus padres, con sus hermanos o con otros niños. Consiste en disponer una mesa con una serie de objetos con funciones concretas y colocar sillas (tantas como niños haya) a su alrededor. Estos objetos han de transmitir paz y tranquilidad a los niños implicados. Suelen ser los siguientes:

Reloj de arena: lo utilizaremos para respetar los turnos de palabra. Además, tiene un objetivo tranquilizador pues ver caer la arena es una acción relajante.
Un objeto relajante: por ejemplo, una pelota antiestrés que se pasen los unos a los otros en cada turno de palabra, o un instrumento como los palos de lluvia.
Una campana: los niños tendrán que hacerla sonar cuando se encuentren mejor y hayan conseguido solucionar el conflicto.
Un objeto que les dé paz: un corazón de goma o peluche, un libro que hable sobre la paz y las emociones (Emocionario, El monstruo de colores), una planta...

Cuando tengamos estos objetos encima de la mesa, los niños implicados en el conflicto, respetando los turnos de palabra, deberán expresar de forma asertiva cómo se sienten y cómo les gustaría que se resolviera el problema. El reloj de arena marcará el tiempo que tiene cada uno para expresar sus sentimientos y los niños podrán sostener durante su turno el objeto relajante para hablar de una forma más calmada. Una vez que acabe el turno de uno, es el momento de que hable el otro, y así sucesivamente hasta que consigan solucionar sus diferencias y hagan sonar la campana.

Es muy importante que los niños participen de forma voluntaria y que no se sientan obligados a ello, pues de lo contrario el objetivo de la mesa de paz, que es que se sientan bien, será imposible de lograr.

Además, esta técnica no solo es útil para resolver los conflictos que nuestro hijo pueda tener con otras personas, sino también para solucionar sus propios conflictos internos. De manera que, si tu hijo se siente triste, frustrado o enfadado pero no es a causa de otra persona, puede utilizar la mesa de paz, ayudándose de libros como los que hemos mencionado, para aprender a identificar sus sentimientos y emociones y conocerse mejor a sí mismo. Puede que este método no resulte tan fácil al principio, pero con el tiempo será una técnica muy útil a partir de la cual tu hijo aprenderá a controlarse y a gestionar sus emociones por sí mismo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo