Educar a los gemelos

Al criar a los gemelos surgen dudas diferentes a las que se tienen cuando sólo hay un hijo. Te ayudamos a solventarlas.

Los partos gemelares han aumentado muchísimo en los últimos años. Hoy día, de cada 70 embarazos, uno es de gemelos. A la hora de criar a estos niños los padres pueden sentirse algo perdidos. Pero no hay más que tener claras unas cuantas ideas:

CUANDO SON BEBÉS...

Es buena idea acostar a los gemelos en la misma cuna, ya que les gusta estar juntos (lo han estado en el útero materno) y descansan mejor. En caso de que tus hijos se despierten el uno al otro sí habría que separarlos, pero no suele darse esta circunstancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Cuando los dos gemelos tienen hambre y lloran al mismo tiempo reclamando su alimento atiende primero al que más proteste. Siempre hay uno que es más paciente y al que puedes darle el chupete y hablarle bajito para calmarlo mientras das de comer al más impaciente. A medida que los vayas conociendo comprobarás que los gemelos aprenden antes que otros niños a esperar turnos.

Y SI SON NIÑOS PEQUEÑOS...

A partir del año, cuando empiezan a andar, los gemelos se convierten en exploradores que corretean por toda la casa. Les gusta animarse el uno al otro y se inventan actividades inimaginables para un adulto. En esta etapa aparecen las primeras señales de celos y de competitividad, pero también de amor y de lealtad.

A esta edad los niños aprenden por imitación y los gemelos no sólo imitan a los papás, sino también al hermano. Si un gemelo hace una trastada, dirígete sólo a él, mirándole a los ojos. Hablar a ambos gemelos surte menos efecto, porque ninguno se siente aludido. Hay que ser constantes y serios con ellos, porque los gemelos se apoyan mucho entre ellos.

No es raro que los gemelos se peleen y haya patadas, mordiscos... Aún no distinguen entre el "yo" y el " tú"; y también influye el hecho de que pasan mucho tiempo juntos y les gusta hacer lo mismo. Enséñales palabras como "ahora yo" o "espera" y poco a poco el diálogo irá sustituyendo a las peleas. Procura también que los gemelos pasen algún rato separados: uno en la trona y otro andando por el salón, alternando los turnos o haciendo actividades con cada uno individualmente. Después de una breve separación su juego se hará más armonioso.

Por tu parte, para no crear rivalidad entre los gemelos (si uno es siempre "el bueno" y otro "el malo") evita compararlos, enumera las virtudes de cada uno, dirígete a ambos con la misma dulzura y acostúmbrate a elogiar las buenas conductas del hermano más desobediente, en vez de limitarte a llamarle la atención por sus travesuras. Éste es el mejor estímulo para que empiece a portarse mejor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Puede suceder que uno de los gemelos domine siempre al otro, si bien lo más habitual es que intercambien los roles sin problemas. En caso de que un gemelo avasalle siempre al otro anima a que cada uno juegue con sus amigos y, en el colegio pide que los pongan en clases distintas.

Eso sí, por regla general separar a los gemelos a los 3 años puede ser demasiado pronto y traumático si los niños aún no conocen su "yo individual" (confunden sus nombres, por ejemplo) y el uno se siente parte del otro.

Haz click aquí para ver un vídeo, en el que colaboran Rosa Jové, Ramón Soler, Alejandro Busto, Coks Feenstra y otros especialistas, explica los motivos por los que se aconseja que mellizos, gemelos y trillizos empiecen juntos la etapa escolar. Está avalado por estudios científicos y no te dejará indiferente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo