¿Te atreves a contestar a las preguntas más difíciles sobre maternidad?

Te damos la oportunidad de descubrir cómo se sienten otros padres y te contamos cómo actuarían los expertos ante los grandes dilemas de la paternidad y la maternidad.

Madre e hijo
Getty Images

No hay un reglamento oficial a la hora de educar y criar a los niños, por lo que toda respuesta considerada "correcta" ante una situación difícil o a una pregunta rebuscada (desde "¿por qué no puedo comer un helado para la cena?" a "¿de dónde vienen los bebés?") es susceptible de debate.

¿Alguna vez te has preguntado dónde te sientes en comparación de otras madres y padres? Descubre cómo se sienten en realidad los padres de hoy ante los principales dilemas que trae consigo la paternidad y la maternidad participando en las siguientes encuestas y después echa un vistazo a las respuestas de los expertos a las preguntas planteadas.

Bebés y niños pequeños

Los expertos dicen: según la Dra. Robin Jacobson, pediatra del Hospital de Niños Hassenfeld en NYU Langone, "llorar es la forma que tienen los bebés para comunicarse con sus padres y les permite saber que necesitan algo". Dicho esto, "el entrenamiento del sueño permite que los bebés aprendan a calmarse por sí mismos, de manera que cuando se despiertan en medio de la noche puedan volver a dormirse". En cualquier caso, si se despierta el bebé en medio de la noche y llora, lo primero que hemos de hacer es atenderle y comprobar que no le pasa nada grave: "cuando un bebé llora, lo primero es comprobar si es por hambre, si el pañal está mojado, si está en una postura incómoda o si le aprieta la ropa", señala la Asociación Española de Pediatría (AEP) en su web "En Familia" y , añade que al atenderle "es preferible no encender la luz, ni jugar con el bebé y si es posible, no sacarlo de la cuna".

La Dra. Jacobson, por su parte, recomienda colocar al bebé despierto en su cuna después de haberle dado de comer y cambiado el pañal. "Los padres deben revisar y tranquilizar al bebé cada cinco minutos la primera noche y luego aumentar el tiempo entre revisiones de forma progresiva cada día", aconseja.

Getty Images

Los expertos dicen: "No se recomienda compartir cama con los bebés", explica Rachel Y. Moon, pediatra y miembro de la Academia Americana de Pediatría (APP). Es aconsejable "llevar al bebé a la cama únicamente para darle de comer o para hacer que se sienta cómodo". Eso sí, ante la posibilidad de que uno se pueda quedar dormido en la cama con el bebé al lado, la pediatra recomienda asegurarse de que no haya almohadas, sábanas, mantas u otros artículos que puedan cubrir la cabeza del bebé. Y si uno se duerme por accidente, debe llevar al bebé a su cama en cuanto se despierte.

Por otro lado, según el portal familiar de la AEP, "no se conoce ningún efecto perjudicial de acostar al bebé en la cama familiar", eso sí, se deben tomar ciertas precauciones para evitar el síndrome de muerte súbita del lactante: "el bebé debe estar acostado boca arriba, las mantas o edredones no deben ser pesados, ni cubrirle la cabeza, el colchón ha de ser firme, la temperatura en la habitación agradable (no más de 20- 22ºC ) y no se debe fumar en la casa".

Los expertos dicen: A nadie le gusta cambiar los pañales, pero esa no es razón para obligar a los niños a usar el inodoro antes de que estén listos. La mayoría de los niños desarrollan la capacidad fisiológica de "aguantarse" alrededor de los 18 meses, según la AAP , pero en general no alcanzan los niveles cognitivos, sociales, verbales y emocionales necesarios para hacerlo hasta después de cumplir los 2 años.

Según la AAP, el mejor momento para que los padres enseñen a sus hijos a ir al baño solos es cuando cada pieza del rompecabezas encaja. ¿Y eso cuando es? Depende de cada niño. ¡Algunos niños pequeños simplemente no quieren quedarse quietos el tiempo suficiente para hacer sus cosas! La AEP también recomienda no obsesionarse con el tema y "no castigar, discutir, avergonzar o regañar al niño si ocurre que hay un “fallo”. Los niños aprenden a base de repetir las cosas, sobre todo si son agradables".

Los expertos dicen: está bien hacerlo, pero se deben tomar algunas precauciones, dice la Dra. Jacobson. "Al besar a bebés y niños, uno puede propagar el herpes labial , el estreptococo, los virus estomacales, las infecciones bacterianas y los virus respiratorios", explica.

Niños en edad escolar

Los expertos dicen: los Centros para el Control de Enfermedades (CDC), la Academia Americana de Medicina del Sueño (AASM) y la Academia Americana de Pediatría (AAP) coinciden en que los niños de 5 años necesitan dormir de 10 a 13 horas diarias, incluyendo la siesta. Esto significa que si tu hijo se despierta a las 7 a.m. para ir a la escuela, es recomendable que se acueste, como tarde, a las 21:00.

Además, para facilitarles el suelo, la AEP ofrece los siguientes consejos a través de su portal familiar:

Cama cómoda.
Ambiente poco estimulante.
Habitación con baja intensidad lumínica y temperatura agradable.
Evitar el consumo de bebidas muy dulces o estimulantes por la tarde.
Lectura en voz alta (lo justo) de un cuento, aunque el niño sea pequeño.

Los expertos dicen: según Stephanie Wagner, doctora en Filosofía y psicóloga infantil en el Centro de Estudios Infantiles de la Universidad de Nueva York, "los padres deben evitar hacer comidas separadas para los niños que son quisquillosos". Pero en realidad, la clave es cómo reaccionas como padre cuando tu hijo se niega a comer algo. "Mantener la calma y evitar las amenazas y los castigos es importante para evitar aumentar el estrés y las experiencias negativas durante las comidas", explica. "La adquisición de buenos hábitos y el conseguir que tomen una dieta equilibrada es cuestión de tiempo y mucha paciencia", añade la AEP.

¿Sigues teniendo problemas para que coman verduras? Prueba estos consejos:

Presenta nuevos alimentos varias veces, incluso si el niño los ha rechazado.
Involucra a los niños
en el proceso de preparación de la comida.
Sirve alimentos desconocidos con los alimentos preferidos.

Procura que los niños no coman mucho entre comidas.
Intenta que toda la familia coma la misma comida.
Consulta cualquier duda con el pediatra.

Los expertos dicen: la mayoría de los investigadores de familia están de acuerdo en que los azotes no son una forma efectiva de castigar ni educar a los niños, e incluso pueden tener efectos negativos a largo plazo. Según un estudio publicado en 2017 en Journal of Family Psychology y realizado a partir de datos de más de 160,000 niños durante un período de 50 años, los azotes se relacionan con el desarrollo de conductas agresivas en los niños, con el comportamiento antisocial, con problemas de salud mental, con baja autoestima, con relaciones negativas entre padres e hijos y con una capacidad cognitiva deteriorada.

Investigaciones más recientes de la Universidad de Michigan han demostrado que los adultos que recibieron azotes cuando eran niños tienen más probabilidades de deprimirse, intentar suicidarse, beber mucho o consumir drogas ilegales. Eso no quiere decir que a los niños no se les deba imponer límites y reglas firmes, pero la evidencia actual sugiere que el castigo físico no es el camino a seguir.

Los expertos dicen: "Un tiempo muerto, de reflexión, es una forma efectiva y segura de disminuir el comportamiento problemático, aunque a menudo se usa mal", dice la Dra. Wagner. "Para poder usar esta estrategia de manera efectiva, los padres deben asegurarse de que el tiempo de espera sea breve, que se use en respuesta a comportamientos específicos y que no haya atención positiva o negativa".

Getty Images

"Si uno de los padres le permite al niño saltar en el sofá y el otro le dice que no lo haga, el niño recibe mensajes contradictorios", explica la Dra. Jacobson. "Los tiempos de espera le dan al niño y a los padres tiempo para calmarse en una situación y le permiten al niño aprender del bien del mal".

Los expertos dicen: los niños de 2 años pueden ayudar con tareas simples como guardar los juguetes, y a medida que crecen, ir participando cada vez más y en tareas un poco más complejas, según la AAP. Las tareas enseñan a los niños responsabilidad e iniciativa, pero los expertos advierten que los padres no deben sobrecargar a los niños con expectativas poco realistas.

Los expertos dicen: independientemente de que cumpla con los requisitos o no, los datos indican que los niños que reciben una compensación económica se sienten más inteligentes con respecto al dinero (40% frente al 25%) y creen que tienen más conocimientos sobre las finanzas (32% frente al 16%), según a un estudio de 2015 de T. Rowe Price.

Una idea: asigna algunas responsabilidades básicas como no pagadas (por ejemplo, hacer la cama) y otras más complejas como pagadas (cortar el césped), para que los niños puedan ganar parte de su paga.

Los expertos dicen: "Los padres deben contar la verdad sobre Papá Noel y los Reyes Magos a sus hijos cuando estén listos para saberlo", recomienda la Dra. Wagner. "Cuando los niños comienzan a interrogar sobre el tema, los padres deben averiguar qué piensan antes de anticiparse, ya que algunos niños pueden tener preguntas pero pueden no estar listos para abandonar la tradición".

Los expertos dicen: es incómodo, pero tienes que hacerlo. "Abordar abiertamente las cuestiones humanas del desarrollo sexual, el deseo sexual y la naturaleza del desarrollo de la identidad sexual del adolescente son fundamentales", dice la AAP.

Los expertos dicen: es recomendable hablar con los niños de una manera apropiada para cada edad, según la AAP. Eso significa comenzar en preescolar con los nombres apropiados para las partes del cuerpo y enseñar gradualmente a los niños antes de entrar en detalles sobre el sexo y la pubertad entre los 8 y 9 años de edad. También hemos de hablar con nuestros hijos sobre las enfermedades de transmisión sexual, los anticonceptivos y las relaciones saludables, aunque pueda resultar incómodo.

Preadolescentes y adolescentes

Los expertos dicen: Los expertos aconsejan que los niños no tengan móvil hasta los 15 años, pero en España la media de edad con la que ya tienen es a los 12. Tampoco hay una norma o ley al respecto pero todos los expertos coinciden que hay que tener en cuenta su personalidad y y su madurez (además de la edad) y por supuesto, usar el control parental y las funciones de seguridad. Otra opción es comprarle un móvil con acceso limitado a Internet y mensajes de texto restringidos y, cómo no, advertirles sobre los peligros que traen consigo las nuevas tecnologías e Internet: redes sociales, cyberbullying....

Según la Dra. Jacobson, la mayoría de los padres dan un teléfono a sus hijos cuando empiezan la Secundaria, pero advierte sobre la importancia de limitar el tiempo que los niños puedan utilizarlo. "Muchos niños tienen problemas para dormir porque están enviando mensajes de texto hasta altas horas de la noche".

Getty Images

Los expertos dicen: poner límites en el uso de las nuevas pantallas les protege de la obesidad, de los problemas de sueño, del bajo rendimiento escolar y de conductas de riesgo, según la AAP. Esto es importante pues un 25% de los adolescentes se describen a sí mismos como "constantemente conectados" a Internet. La AEP defiende que "el tiempo de pantalla debe ser limitado a 1,5 horas los días de clases y a 2 horas los fines de semana y vacaciones".

Los expertos dicen: según las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría, los adolescentes necesitan dormir entre 8 y 10 horas diarias. Eso significa que si se tiene que levantar a las 7:00 para ir al instituto, debería acostarse como muy tarde a las 23:00.

Los expertos dicen: el consumo de alcohol en menores de edad es más frecuente de lo que se podría pensar. Tal y como explica la AEP, el consumo de alcohol por parte de adolescentes también aumenta el riesgo de accidentes de tráfico, sexo sin protección, violencia, dificultades académicas y adicción en la vida adulta.

La AAP aconseja mantenerse firme en no permitir que los niños menores de edad beban, aunque a veces pueda parecer una alternativa "más segura" al consumo de otras sustancias o drogas.

Y para terminar...

Los expertos dicen: Si crees que estás solo, no lo estás. "No es políticamente correcto admitir que tienes un hijo favorito, pero es normal", afirma la Dra. Jacobson. "En muchas familias, el hijo favorito de los padres puede cambiar cada pocos minutos".

Eso sí, "cuando un hijo se da cuenta de que un padre prefiere a un hijo sobre otro, puede causar problemas en la familia y aumentar la rivalidad entre hermanos", agrega.

Vía: Woman's Day . Texto adaptado a España por Ana Canfran.

Publicidad - Sigue leyendo debajo