Los niños que reciben demasiados regalos podrían no saber gestionar la frustración

Más vale la calidad que la cantidad. Es muy importante que enseñemos a los niños a valorar más lo que tienen que aquello que desean tener.

Niña abriendo los regalos de Navidad
Getty Images

Menos es más. Por ejemplo, en los regalos que hagamos a nuestros hijos en estas fechas tan señaladas. Y es que la sobreabundancia de regalos hace que los niños se tornen materialistas, caprichosos, que no valoren lo que tienen y sean menos empáticos con los demás y, además, afecta negativamente a su capacidad de gestionar la frustración. Por no hablar del daño que hace a su imaginación, que también se ve limitada ante la posesión de tantos juguetes con los que jugar que no dejan tiempo al aburrimiento, tan beneficioso para los peques de la casa.

Vivimos en un contexto social y económico consumista en que niños y adultos estamos expuestos a múltiples estímulos que van diseñando nuestros deseos y personalidad. Según ha comentado Carla Merino, psicóloga de IMQ-AMSA, a la Agencia EFE, este contexto social es el responsable de que las cartas a los reyes magos sean tremendamente largas. Se prevé que el 80% de los niños recibirá al menos 5 regalos.

Que los niños reciban más juguetes de los que necesitan puede derivar en el Síndrome del niño Hiperregalado, tal y como señala la psicóloga, que consiste en que el niño asume una actitud materialista y superficial en la que no valora los regalos en sí mismos sino que a lo que le da importancia es a tener muchos. Debemos evitar llegar a esta situación no solo reduciendo el número de regalos, sino enseñándoles a valorar lo que tienen en lugar de focalizarse en lo que les falta, comenta la psicóloga. Además, esta es una lección que les servirá en el futuro, pues a lo largo de la vida no siempre tendrán todo lo que quieran, sino que tendrán que esforzarse para conseguirlo, ser pacientes, e incluso aprender a aceptar que en ocasiones ni si quiera así lo conseguirán, teniendo que enfrentarse a la frustración.

Para no caer en el exceso de regalos, la psicóloga recomienda a las familias poner en práctica la regla de los cuatro regalos, que consiste en darles un objeto que puedan llevar (ropa, zapatillas), un libro, un regalo que deseen (dentro de nuestras posibilidades económicas) y algo que necesiten, siempre teniendo en cuenta la edad del niño. Debemos hacerles entender que los Reyes Magos no pueden concederles todos sus deseos, por lo que tendrán que priorizar.

Y además, para que este año los Reyes Magos acierten seguro con sus regalos, la psicóloga les brinda unos consejos sobre qué juguetes son más beneficiosos para los niños según su edad:

Regalos para los bebés

Los juguetes con colores, música o con diferentes texturas son perfectos para los bebés porque les ayudan a desarrollar sus sentidos, así como aquellos que les incitan a poner en práctica su autonomía. Hasta los 6 meses sus mejores aliados serán los sonajeros de colores, los muñecos de goma, los juguetes con sonido o las alfombras de actividades. A partir de ese momento y hasta los 12 meses, serán adecuados los balancines, las pelotas de tela o las alfombras de actividades. Hasta los 18 meses les suelen gustar juguetes que les ayuden a desarrollar su psicomotricidad y hasta los 24 meses, las pizarras, las pinturas y la plastilina.

Regalos para niños de 3 a 5 años

Los juguetes más recomendables para esta franja de edad son aquellos que les permiten potenciar su movilidad e imaginación: muñecas, patines, bicicleta, disfraces, marionetas, juegos de construcción…

Regalos para niños de 6 a 10 años

Es importante que vayamos introduciendo juegos que fomenten las normas como los juegos de mesa, de memoria o de cartas, y que les permitan socializarse. Suelen gustarles los trenes, las cometas, los coches teledirigidos…

Regalos para niños a partir de 10 años

Es recomendable optar por juegos que les ayuden a desarrollar sus habilidades (inteligencia, lógica, creatividad, ingenio…), algún videojuego, complementos deportivos…

Publicidad - Sigue leyendo debajo