La razón por la que no debemos decir a nuestros hijos “puedes, pero no quieres”

La reconocida psicopedagoga y experta en educación emocional Mar Romera nos explica por qué no debemos utilizar la sentencia "puedes, pero no quieres" y los resultados negativos que puede tener.

Mar Romera

Mar Romera es maestra licenciada en pedagogía y en psicopedagogía, especialista en Inteligencia emocional, autora de libros sobre educación e infancia como "La escuela que quiero" o "La familia, la primera escuela de las emociones" y autora y coordinadora del modelo pedagógico “Educar con tres Cs: capacidades, competencias y corazón” . Hemos hablado con ella para que nos explique los peligros de sobreproteger a los niños así como las principales dificultades a las que se enfrentan los docentes hoy en día.

¿Cómo influyen nuestras palabras en los niños?

    Nuestra infancia nos aprende, no lo que nosotros le decimos y sí lo que nosotros somos. Nos aprenden cuando pensamos que no nos están mirando o no nos están escuchando. Los comportamientos emocionales recurrentes vividos en el seno de la primera infancia se convierten en comportamientos emocionales recurrentes para el resto de nuestra vida.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Durante tu participación en la 3ª Jornada Pedagógica RUBIO afirmaste que es un error decir a un niño "puedes, pero no quieres", ¿por qué?

    Niños y niñas deben ser acompañados en la construcción de su autoconcepto desde la conciencia de lo que son, de sus capacidades, sus habilidades… Cuando les decimos puedes pero no quieres normalmente estamos haciendo un juicio sobre la voluntad, sobre la moral… estamos “casi” diciendo que es una cuestión de “maldad”. Cuando alguien puede hacer algo y no lo hace porque no quiere es porque es “malo”. Si alguien tiene que hacer algo y no lo hace porque no puede, estaría “perdonado”… La sociedad y la comunidad generan sobre niños y niñas presiones complejas y difíciles de superar. En la mayor parte de los casos, cuando una persona está sometida a un bloqueo emocional, no es que no quiere, es que no puede, aunque sus capacidades y competencias cognitivas si se lo permitan. La sentencia “puedes pero no quieres” cuando está equivocada y las razones de esta conducta son dificultades o bloqueos mentales no ayuda mucho, en la mayor parte de los casos dificulta.

    ¿Qué tipo de frases sí debemos decirles para estimularles o motivarles?

    Cada niño y cada niña es una realidad y una persona diferente. Cada niño y cada niña debe ser MIRADO Y ESCUCHADO por quienes son y no por lo que hacen. “Te quiero” debe ser la frase más dicha y más sentida. Te quiero por quien eres y no por lo que haces. No debemos utilizar sentencias lapidarias con el verbo ser. No debemos etiquetar, sino proponer retos susceptibles de ser conseguidos y entender que el error es el mejor camino para el aprendizaje.

    Getty Images
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    ¿En qué consiste el modelo educativo de las tres C’s: capacidades, competencias y corazón? ¿Cómo podemos potenciar cada una de ellas?

      Se trata de un modelo educativo completo y complejo que implica en la educación a toda la comunidad. Es un juego de palabras y concepto que entiende que desde las capacidades podemos apostar por una escuela inclusiva y una educación plural y respetuosa. Desde la competencias donde la clave es aprender a y no acerca de, sabiendo que es el corazón, la emoción la que condiciona todo tipo de aprendizaje y de persona. Capacidades, competencias y corazón de la infancia, del profesorado, de las familias y de las instituciones que gobiernan; en el colegio, la casa y la ciudad, implicando al ser humano en su integralidad: cuerpo, cabeza (pensar) y corazón (sentir); sabiendo siempre que la educación es una acción valiosa y trascendente: vivir hoy cuidando de mañana.

      ¿Cuáles son las principales dificultades a las que se enfrentan los docentes hoy en día con los niños?

        La falta de preparación del profesorado, la deficiente formación inicial y la falta de apoyo en los planes estratégicos de carrera profesional que incluye crecimiento personal y evaluación. La falta de consideración, valoración y prestigio que le otorga la sociedad a la profesión de maestro y maestra. Como consecuencia, la falta de confianza de las familias en los docentes de sus hijos e hijas. Las dificultades de los docentes no son con su alumnado, son con todos los aspectos colaterales que condicionan la vida de la infancia.

        Publicidad - Sigue leyendo debajo
        Publicidad - Sigue leyendo debajo

        ¿Por qué es importante empatizar con los niños a la hora de educarles?

          Los niños y las niñas no aprenden nada de lo que les enseñamos, nos aprenden a nosotros. “Solo se aprende aquello que se ama” (Francisco Mora). Creo que la regla de tres no puede ser más directa.

          ¿Cuáles son los peligros de sobreproteger a los niños?

            No darles la oportunidad de conquistar su propia autonomía. De construir su identidad y de construir su competencia en la elección. La vida es elegir, hacerlo desde una autonomía moral construida. Esto solo es posible si se da el espacio necesario para crecer.

            ¿Cómo podemos ayudar a los niños a gestionar la frustración y ayudarles a superar los fracasos?

              La calidad de mi vida depende de la calidad de mis pensamientos, y estos dependen de la plataforma emocional desde la que los emito. Desarrollar el equilibrio emocional en los seres humanos depende de los procesos de alfabetización emocional, conciencia emocional y construcción del autoconcepto; así como procesos de calidad en la socialización emocional.

              Ayudar a plantearse objetivos, sabiendo que el objetivo de una vida es una vida con objetivos; que es necesario diseñar estrategias para trabajar en su consecución y que los errores solo son lecciones para volver a intentarlo de otra manera. Es importante trabajar la persistencia y el control de los impulsos. Retrasar las recompensas. Gestionar muy bien y con prudencia refuerzos y castigos extrínsecos. Trabajar la motivación intrínseca.

              Publicidad - Sigue leyendo debajo

              ¿En qué consiste la pedagogía de altura a ras de suelo?

                La pedagogía describe el deber ser. La pedagogía siempre debe marcar el camino desde la utopía y el horizonte por el que merece la pena trabajar y seguir caminando. La didáctica describe el cómo. Pedagogía de altura con los pies en el suelo significa hablar del cómo, de lo cotidiano, de propuestas para la práctica pero con una fundamentación que respeta y recoge los orígenes, los clásicos, la experiencia, la evolución y por supuesto la investigación y las tendencias actuales. Merece la pena ocuparnos por la infancia, por el desarrollo de sus derechos. Ellos y ellas son nuestro presente y nuestro futuro.

                Publicidad - Sigue leyendo debajo