Las razones más comunes por las que los niños no entienden las matemáticas

Para ayudar a nuestros hijos con esta asignatura, debemos identificar cuál es su problema y adaptar los contenidos a sus necesidades.

Niño haciendo problema de matemáticas
Getty Images

Cada vez es más normal escuchar el término 'inteligencias múltiples' y es que no todos aprendemos de la misma manera y por tanto, el hecho de enseñar no debería ser igual en todos los casos. Si tu hijo es de los que les cuesta entender las matématicas puede deberse a varias causas, como que el niño no comprenda correctamente los enunciados, que no haya retenido aprendizajes previos de la asignatura y eso le impida avanzar en ella o que no haya alcanzado la madurez cognitiva requerida para resolver los ejercicios que se le plantea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Según los expertos pedagogos de Rubio, la editora de cuadernos didácticos, el aprendizaje de las matemáticas requiere de la creación de significados abstractos, de la codificación y decodificación de símbolos y de la capacidad de hacer relaciones en el plano de lo posible y, para poder llevar a cabo estas tareas, el niño ha de contar con una determinada madurez neurobiológica.

Ante esta situación, los profesionales de la editora han recopilado cuáles son las principales dificultades que encuentran los niños de Primaria en las Matemáticas y a qué se debe cada una de ellas.

1.Acalculia: alteración en las habilidades y procesamiento matemático debido a una lesión cerebral. Por tanto, no es una dificultad de aprendizaje sino un trastorno que se debe a un daño en el tejido del cerebro.
2.Discalculia: dificultad de aprendizaje constante que deriva en problemas para comprender y realizar cálculos matemáticos. No está asociado a ningún trastorno sino que se da en niños con capacidades normales. Existen varios tipos en función de las dificultades que tenga el niño.
3.Dificultades relacionadas con los procesos de desarrollo cognitivo. Para entender ciertos conceptos matemáticos es necesario alcanzar cierta maduración cognitiva. En este sentido, cada niño tiene su propio ritmo, por lo que es necesario que dejemos que madure lo suficiente y no le presionemos con contenidos demasiado avanzados para él.
4.Dificultades relacionadas con la estructuración de la experiencia matemática: es decir, que los niños no han entendido un conocimiento previo de la asignatura que es indispensable para la realización de ejercicios más avanzados. Es muy importante que nos aseguremos que nuestro hijo ha comprendido las nociones básicas antes de tener que enfrentarse a ejercicios más complejos, pues las matemáticas son progresivas y secuenciales.
5.Dificultades en la resolución de problemas: se da en aquellos niños y niñas que fallan en la comprensión, representación y la selección de operaciones, pero no en la ejecución, es decir, que una vez saben qué tienen que hacer, saben desarrollar las operaciones requeridas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Para ayudar a los niños a solucionar sus problemas, primero hemos de identificar cuáles son sus dificultades y después adaptar los contenidos a sus necesidades respetando sus ritmos de aprendizaje, preferiblemente de la mano de un profesor de refuerzo. También podemos acudir al uso del ábaco, practicar el cálculo mental o hacer ejercicios de seriación o cadenas numéricas.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo