Juegos para enseñar a los niños pequeños a socializar

¡Toma nota de estos juegos tan divertidos! No solo sirven para pasar un buen rato con los niños, sino que además les ayudan a desarrollar sus habilidades sociales.

Niños jugando
Getty Images

Socializarse con los demás es importantísimo en la vida de cualquier persona y además lo es desde la infancia. El ser humano es un ser social que necesita estar en contacto con sus similares. Enseñar a nuestros hijos a hacer amigos y a entablar relaciones con los demás será muy beneficioso para su día a día y tendrá consecuencias positivas en su futura vida como adulto. Además, ser sociable le dará más seguridad en sí mismo y tener amigos le proporcionará una mayor autoestima.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En los colegios, los profesores utilizan tiempo de las clases para realizar actividades en grupo con los niños que les permitan conocerse mejor unos a otros y abrirse entre ellos. A continuación vamos a enumerar algunos juegos que pueden ser muy útiles para potenciar las habilidades sociales de los niños en función de sus edades y que pueden llevarlo a cabo tanto los profesores en sus aulas como los padres, por ejemplo, en la fiesta de cumpleaños de su hijo.

De 3 a 5 años

Juego del nombre: Consiste en que los niños se sienten en círculo y vayan pasándose un balón los unos a los otros. Aquel niño que tenga el balón en la mano tendrá que presentarse al resto del grupo. Posteriormente, puedes ir uno por uno pidiendo que digan el nombre de todos sus compañeros, es una forma de que conecten unos con otros.
Nombra esa cara: Es un juego muy divertido que además también nos sirve para enseñar a los niños las emociones. Los niños han de gesticular diferentes expresiones faciales y el resto tienen que adivinar el sentimiento que están evocando: enfado, preocupación, alegría tristeza…

A partir de 5 años

Adivinar palabras: Existen dos formas de jugar a este juego. Una de ellas a través del lenguaje verbal, intentando explicar a los demás compañeros la palabra en que se está pensando mediante pistas, definiciones, antónimos… siempre sin nombrar la palabra que tienen que adivinar ni utilizando palabras con la misma raíz; y la otra, a través del lenguaje no verbal, imitando la acción para que el resto de niños la puedan adivinar. Por ejemplo, simular que tienes un vaso en la mano y que bebes de él para que adivinen la acción de “beber”. Este juego les enseña a trabajar en equipo, así como a utilizar correctamente el lenguaje para definir términos.
Deportes: Las actividades deportivas son muy beneficiosas para los niños y no solo en términos saludables, sino que les enseñan a trabajar en equipo, a saber perder… y por supuesto a socializarse y a ser buenos compañeros. También les enseñan a resolver por sí mismos los posibles conflictos que puedan suceder en el campo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo