De visita con los niños a un museo

Además de ser una actividad muy divertida para toda la familia, visitar un museo con los niños despierta su afán por saber más.

La mayoría de los museos españoles ofrecen actividades, talleres interactivos y recorridos especiales para los niños. Y además, cuentan con educadores infantiles que saben cómo motivarlos. Por todo ello, pasar una tarde o incluso un día entero en un museo con los niños puede ser una opción muy acertada (haciendo una parada en el restaurante, claro está, donde hay menús adaptados para ellos).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

HABLAR CON LOS NIÑOS ANTES DE SALIR DE CASA

Aun así, para asegurarte de que la visita va a ser un éxito, debes elegir un centro cuya temática se adapte a los gustos de tu hijo, llevarle cuando esté descansado y sacar las entradas por internet si es posible, para no tener que esperar la cola en la puerta.

También es recomendable que vaya con vosotros algún niño de su edad (un primo, un amigo...). Se ”picarán” entre ellos por encontrar, descubrir y contestar y será una experiencia aún más estimulante.

Antes de emprender rumbo a vuestra aventura cuéntales dónde vais a ir viendo folletos o consultando la web del museo, queda con los niños en visitar las salas que más les atraigan (así evitaréis vagar por los pasillos, algo que acaba cansando a todos) y explícales por qué no deben dar voces ni correr por las salas.

ANIMA A TU HIJO A PARTICIPAR

Una vez allí, antes de empezar la visita debéis ir al servicio. Puede que luego quede alejado del punto donde os encontréis y tengáis que atravesar el museo corriendo.

También debes mostrar a los niños quiénes son los vigilantes a los que pueden dirigirse en caso de extraviarse.

Intenta fijar un recorrido, pero si los niños se salen de él, interésate por sus descubrimientos. Déjales explorar a su manera (respetando las normas del museo, por supuesto), a la vez que estimulas sus observaciones y aumentas sus conocimientos.

Cada cierto tiempo pregúntales qué opinan de lo que están viendo y escúchales con mucha atención, para que vean que te importan sus opiniones y que valoras sus explicaciones. Así les animas a participar más y refuerzas su formación intelectual.

Premia su buen comportamiento y la atención que han prestado comprándoles un detallito a la salida, en la tienda del museo. Les ayudará a recordar el buen día que han pasado y a mantener vivo su interés por todo lo que han aprendido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y cuando lleguéis a casa, pregúntales qué les ha gustado más y por qué. De este modo les incitarás a recordar, a abstraerse y a resumir, actividades fundamentales para el desarrollo de su inteligencia.

TALLES Y ACTIVIDADES PARA LOS MÁS PEQUEÑOS

Éstos son algunos de los museos que más gustan a los niños:

MUSEO PEDAGÓGICO DE ARTE INFANTIL (MADRID). Aquí los niños son considerados creadores de arte. Hay talleres para ellos de lunes a viernes todo el año. www.bellasartes.ucm.es/mupai

MUSEO DEL CHOCOLATE (BARCELONA). ¿A qué niño no le gusta “meter las manos en la masa”? www.pastisseria.com/es

MUSEO GUGGENHEIM (BILBAO). Los fines de semana organiza visitas temáticas familiares y talleres para enseñar a los más pequeños a dibujar. www.guggenheim-bilbao.es

MUSEO OCEANOGRÁFICO (VALENCIA). Para pasar una noche “durmiendo con los tiburones”. www.cac.es/oceanografic

Publicidad - Sigue leyendo debajo