Cómo evitar que se pierda

En estas fechas de tumultos y aglomeraciones, extrema las precauciones para evitar que el niño se aleje de tu lado y acabe perdiéndose. Os contamos cómo hacerlo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Es muy fácil que los niños pequeños se despisten. Por un lado, están ávidos de estímulos, lo observan todo y no pueden evitar cambiar la dirección de sus pasos ante cualquier cosa que les resulte atractiva. Y por otro, ya tienen cierta autonomía y son bastante propensos a ejercer su independencia y a explorar por su cuenta.

Sin embargo, aún carecen del sentido de la orientación y esto les hace vulnerables. De hecho, la edad de los 2 años marca el inicio de la etapa más proclive a los extravíos, que se prolonga hasta los 5 años aproximadamente.

Por si esto fuera poco, no hay que olvidar que las ocasiones en las que los pequeños se despistan de sus padres se multiplican en estas fechas, en las que solemos llevarlos de compras o de paseo a lugares abarrotados de gente.

Antes de iros de casa

Todas estas razones justifican el hecho de que seas muy previsora con tu pequeño, que programes las salidas con él y que adoptes algunas medidas “extra” de precaución antes de salir de casa. Como éstas:

  • Evita las aglomeraciones. Cuanta menos gente haya a vuestro alrededor, menos probabilidades hay de que tu hijo deje de verte y se pierda.
  • Si tienes que comprar, queda con otra persona para que, mientras tú coges lo que necesitas, esté con tu hijo.
  • Cose una etiqueta con vuestros datos en un lugar bien visible de una de sus prendas, o métele una tarjeta tuya de visita en un bolsillo, o apúntale el número de tu móvil en la mano, con un rotulador que no se borre.
  • Ponle una prenda que sea de un color llamativo, para que te resulte más fácil localizarle entre la multitud. También puedes ponerle muñequeras y una gorra de colores fosforescentes.

    Durante la salida

    Una vez en la calle, comenta a tu pequeño lo que vais a hacer y explícale con claridad y firmeza que no quieres que se separe de ti, porque si se pierde, los dos os llevaréis un buen susto. Comprarle un globo de gas y atárselo a la muñeca es una idea que a él le encantará y que a ti te ayudará a saber en cada momento dónde está.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Si entráis en un gran centro comercial, hazle caer en la cuenta de ello y explícale que si deja de verte no debe salir a la calle sin ti, porque tú tampoco vas a salir del centro sin él.

    Insístele en que debe quedarse quieto en el lugar donde está, en vez de echar a andar, porque tú irás a buscarle enseguida.
    Y que si se pone nervioso puede acudir al dependiente de una tienda, a un policía o a otra mamá con niños para que le ayuden a encontrarte.

    Y si se pierde...

    Intenta conservar la calma y actuar con coherencia.
    En primer lugar, mira a tu alrededor y retrocede unos metros sobre tus pasos, por si tu hijo se hubiera entretenido mirando algo.
    A continuación, acude a una autoridad y facilítale una descripción detallada de tu pequeño (si le enseñas una foto, mejor).

    Cuando aparezca, no le regañes (piensa que él lo ha pasado tan mal como tú), dale un fuerte abrazo e iros a los columpios o a merendar a una cafetería, para que se os pase el susto.
    Una vez en casa, en un ratito sereno, vuelve a explicarle por qué no debe separarse de ti.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo