Ideas que funcionan

Aprender a enfrentarse a personas y a situaciones nuevas son aptitudes que se van desarrollando durante toda la vida.

Unos pequeños tardan más en ello que otros, lo cual no es preocupante. Estas ideas te serán útiles para paliar el miedo de tu hijo a la separación y a los extraños:

  • Tener paciencia. Es muy importante aceptar el carácter del niño y ser paciente. Hay que “enfrentar” a los pequeños a las situaciones nuevas de un modo gradual, sin forzarlos.
  • Decidir quién debe encargarse de esta tarea. Conviene que lo haga el progenitor que mejor maneje las separaciones. Por ejemplo, Elena, de 2 años, llora cuando su madre la deja en la guardería, pero con su padre entra contenta. No es raro: los papás suelen incitar inconscientemente a los hijos a ser independientes, mientras que las mamás suelen tener una actitud más protectora. Y la niña percibe estas diferencias.
  • Elegir bien el momento. Si es posible hay que evitar que las primeras separaciones coincidan con otro cambio en su vida, como una mudanza, un nuevo hermanito, dejar el pecho o el chupete... Esto dificultaría su adaptación.
  • Analizar tu actitud. Influye en el modo en que tu hijo afronta la separación. Ante una nueva situación, él busca en tu mirada si todo está en orden. Si te ve preocupada, él también lo estará. Sus emociones dependen en gran parte de las tuyas. Si tienes dudas sobre la separación, analiza tus sentimientos y háblalo con tu pareja. Afrontarás estas situaciones con más confianza y así se lo transmitirás a tu hijo.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Publicidad - Sigue leyendo debajo