Actividades musicales en casa

La profesora de música Carolina Alcaide propone las siguientes actividades musicales para hacer con el niño en casa, planteadas desde sus beneficios. Toma nota.

Para proporcionarle seguridad

Facilitar que el bebé escuche música desde su gestación para que, al nacer, cuando vuelva a oír la misma melodía, le aporte sensación de seguridad.

Para favorecer su desarrollo

El padre puede cantar una canción y moverse a su ritmo, al tiempo que lleva al bebé en brazos. Esta actividad ayuda al niño a moderar el ritmo cardiaco, la presión sanguínea y la temperatura de su cuerpo, así como a adquirir sentido de la identidad y de la belleza.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para fortalecer su salud y aumentar sus defensas

Exponer a los niños a la música de compositores clásicos. Esta práctica, llevada a cabo con pequeños que se encontraban en incubadoras, demostró que los recién nacidos que escuchaban música de Mozart (en el caso del estudio), ganaban más peso, tenían menos estrés y salían del hospital una media de cinco días antes que los que no la oían. También se ha comprobado que las audiciones de este tipo de música refuerzan el sistema inmunológico. Por supuesto, la implicación de los padres en estas actividades musicales resulta fundamental.

Para mejorar la atención y el sistema auditivo

Enseñarle a escuchar los sonidos de su entorno y la diferencia entre sonidos naturales y artificiales, como, por ejemplo, la lluvia al caer, el sonido del tráfico, el murmullo de la gente hablando, el ladrido
de un perro, etc. Estos sonidos son el corazón de la música y están llenos de ritmos y melodías. Todos podemos hacer música usando la voz, aplaudiendo, zapateando, chasqueando los dedos...

Para facilitar su integración en el mundo

Utilizar canciones propias de la cultura o incluso inventadas por los padres, pero siempre haciendo referencia a las experiencias habituales que vive el pequeño. Le ayudarán a comprender su entorno.

Para mejorar su conciencia auditiva y emocional

Sostener en brazos al bebé mientras le mecemos al ritmo de un tambor. Esto hace que se regulen los ritmos naturales de su cuerpo y las hormonas que están relacionadas con el estrés.

Para desarrollar su aptitud musical

Permitir que el niño escuche no solo fragmentos, sino piezas completas, para que de esta forma vaya adquiriendo conciencia de la estructura de la música.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para desarrollar su sentido rítmico

Familiarizarle desde pequeño con el sonido de instrumentos como maracas, tambores, claves, panderetas y flautas. Y cuando sea más mayor, permitirle manipularlos y experimentar por sí mismo.

ADEMÁS

--> Beneficios de la música para los niños

Publicidad - Sigue leyendo debajo