Los beneficios de ser bilingüe

Aunque los niños que conviven con dos idiomas diferentes tienen un ligero retraso en el habla, que es pasajero, la inmensa mayoría de los estudios sobre niños bilingües aportan datos positivos.

Los principales beneficios son:

  • La educación bilingüe enseña al pequeño a reflexionar y a interpretar las cosas de una manera más flexible.
  • El niño bilingüe aprende antes a leer, ya que desde pequeño está habituado a dividir una frase en palabras y éstas en sonidos.
  • También sabe dirigir su atención a lo importante en cada momento. Y es que está habituado a “olvidar” uno de los idiomas mientras habla en el otro y a centrarse en el primero mientras no utiliza el segundo.
  • Estos niños son muy sociables y no suelen asustarse ante caras nuevas.
  • Y aprender un tercer, e incluso un cuarto idioma, les resulta más fácil.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    En todo caso, aunque el niño sea bilingüe es inevitable que un idioma domine al otro. El que suele dominar es el del entorno social, es decir, el del país donde la familia reside. Leer cuentos al pequeño o ponerle películas y canciones en el idioma que menos escucha es una manera muy efectiva de conseguir mantener siempre viva su segunda lengua.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo