Bilingües desde la cuna

Cada vez hay más niños que reciben una educación bilingüe. Y es una suerte para ellos, porque aprender dos idiomas desde tan pequeñitos conlleva numerosas ventajas. Os las contamos.

Los niños cuentan con un talento especial para aprender idiomas. Al no tener la mente condicionada, les cuesta poco asimilar dos sistemas al mismo tiempo. Por eso llegan a ser bilingües si desde bebés oyen dos lenguas a la vez.

Paso a paso

En la pareja cuyos miembros son de países distintos, es importantísimo que cada progenitor hable al niño en su idioma materno, sin mezclarlos y evitando hablar unas veces en una lengua y otras, en otra. De esta forma el pequeño relacionará cada idioma con el padre correspondiente.

Si la familia es española pero el niño asiste a un colegio donde enseñan en otro idioma, el pequeño relacionará cada lengua con una situación.

En el aprendizaje de dos lenguas a la vez podemos distinguir tres fases:

  1. Antes de cumplir 2 años el niño ya sabe nombrar objetos y actividades en los dos idiomas y para expresarse escoge en cada momento la palabra que antes le viene a la memoria. Es normal que en una misma frase mezcle palabras de las dos lenguas.
  2. Entre los 2 y los 3 años el pequeño va comprendiendo que se trata de dos idiomas distintos. Habla con más soltura el idioma que escucha durante más horas al día (el de su madre, si se cría con ella en casa).
  3. Entre los 4 y los 5 años el niño ya distingue perfectamente los dos idiomas y los utiliza según la situación o el progenitor que esté con él.

    Es cierto que el niño que desde su nacimiento escucha dos idiomas diferentes tarda más en soltarse a hablar. Lógico, ya que para él cada objeto tiene dos nombres distintos y le lleva más tiempo aprenderlos.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo