Conozco el mundo que me rodea

DESCUBRE SU ENTORNO

Para fomentar sus aprendizajes y familiarizar a tu hijo con el mundo que le rodea muéstrale cuentos sencillos ilustrados con objetos de su uso cotidiano (el biberón, el chupete...); enséñale los colores; cántale canciones sobre la familia, los animales, el parque y los juguetes; háblale del tiempo que hace hoy, del mes en que estamos, de lo divertidos que son los columpios...

Otra buena idea es que le expliques para qué sirve cada cosa (“te pongo el jersey para que no pases frío”) y que le anticipes lo que vais a hacer.

En este aspecto, es importantísimo que sigas una rutina diaria con él: poder prever lo que viene después le dará la seguridad que necesita para considerar el mundo como un lugar interesante, que merece la pena conocer.

Los expertos saben lo importantes que son las rutinas para los niños, por eso en la guardería mantienen siempre el mismo horario para comer, dormir y jugar y siguen los mismos rituales al entrar y al despedirse por la tarde.

¿EN QUÉ CONSISTE EL JUEGO HEURÍSTICO?

Una de las actividades más importantes de la guardería y que tú puedes realizar con tu pequeño es el juego heurístico.

Consiste en darle objetos y materiales “inútiles” que tengas por casa (que no sean peligrosos para él), como cajas de cartón, retales, prendas viejas, pinzas, tapones grandes... y dejar que investigue y fabrique con ellos a su gusto.

Con esta actividad, aparentemente sencilla, el pequeño desarrolla sus capacidades cognitivas (comprender, relacionar...), sensoriales, corporales (motricidad fina y gruesa) y afectivas (disfrutar, valorar...), lo que a su vez potencia su autoestima.

Publicidad - Sigue leyendo debajo