Antes de dormir...

ANTES DE DORMIR, MUCHA CALMA

Evita que el miedo se apodere de tu pequeño cuando se quede solo en su dormitorio.

¿Cómo hacerlo?

Procurándole un entorno relajado antes de acostarle.

Dale pronto la cena e incluye en ella alimentos con triptófano (lechuga, leche...), que induce al sueño.

No dejes que vea la tele antes de irse a dormir. El movimiento de las imágenes puede estresarle.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Su cuarto debe estar recogido (el caos desvela), tiene que disponer de una lamparita que él pueda encender cuando se asuste y estar aislado de ruidos.

Una vez que se acueste, cuéntale un cuento y háblale de lo que vais a hacer al día siguiente. Esto le ayudará a olvidarse de las cosas que le asustan.

¿DE QUÉ TE ASUSTAS?

No siempre es fácil descubrir qué cosas asustan a un niño, principalmente porque él no sabe expresarse bien y hasta es posible que no sea consciente de lo que le atemoriza.

Por eso, aprovecha el momento en que tu hijo dé alguna muestra de miedo (se sobresalta, sale corriendo de repente, se tapa los ojos con las manos...) para preguntarle qué siente.

Dialogar con él te ayudará a descubrir sus temores y, lo que es más importante, te pondrá sobre la pista para saber qué estrategias puedes enseñar a tu pequeño para protegerse de ellos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo