Llega la hora de matricularle

LLEGA LA HORA DE MATRICULARLE

En las escuelas privadas no suelen aplicar criterios de admisión, lo que prima es el orden de reserva, aunque a veces se tiene en cuenta, por ejemplo, que haya hermanos del niño en el centro.

En las guarderías públicas existen unos criterios muy claros para decidir las admisiones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los puntos prioritarios son la renta anual familiar, la proximidad del domicilio al centro y si el niño tiene hermanos en esa escuela.

Como complementarios se establecen las familias numerosas, la discapacidad física, psíquica o sensorial de los padres, tutor o hermanos del alumno y cualquier circunstancia que aprecie el centro.

En ambos casos deberéis dirigiros a la escuela en la que pedís la plaza y presentar una solicitud junto a la documentación requerida.

El documento de solicitud se puede conseguir en el mismo centro, en los servicios territoriales del departamento de Educación o en las oficinas de atención al ciudadano de los distritos.

Solamente permiten presentar una instancia, pero en ella se pueden establecer hasta seis centros, por si en el primero no hubiera plaza.

Respecto a los plazos, varían según los centros pero no ocurre como en los colegios.

En las escuelas infantiles, los niños pueden matricularse a lo largo del año aunque lo más frecuente es hacerlo en mayo, junio o septiembre.

Debes tener en cuenta que si matriculas a tu hijo en meses en que la mayoría de niños ya están matriculados, puedes quedarte sin plazas.

La matriculación se realiza en junio (para evitar errores, consultad las fechas en vuestro Ayuntamiento).

En las escuelas privadas la reserva suele ser en mayo, pero muchos centros la hacen en cualquier fecha (algunos cobran una cuota de preinscripción de unos 80€).

Como veis, el proceso de buscar y elegir la mejor escuela infantil para vuestro hijo exige tiempo y ganas.

Pero si pensáis en lo bueno que será para el niño y en lo tranquilos que os iréis a trabajar cuando le dejéis allí, el esfuerzo os merecerá la pena.

Publicidad - Sigue leyendo debajo