Cómo enseñar a tus hijos el lado positivo de volver al colegio

Por mucho que les digamos a los niños que volver a ver a sus amigos va a estar bien, no siempre es suficiente. Toma nota para que los niños sepan apreciar lo bueno de volver al cole.

ENSÉÑALE EL LADO POSITIVO

Para ayudar a vuestro hijo a “digerir” la vuelta, es importante que se sienta comprendido.

Animadle a hablar de ello y escuchadle sin enfadaros ni reñirle por nada de lo que os cuente (“no quiero comer en el cole”, “me aburre hacer tantas fichas”, “no me apetece madrugar”...).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y hacedle ver, entonces, que la vuelta a la normalidad tiene numerosos aspectos positivos:

  • El reencuentro con los compañeros.
  • Las cosas tan interesantes que aprende y que luego os explica a vosotros.
  • Esas actividades divertidísimas que sólo puede realizar en el centro escolar (pintar en una pizarra de dimensiones enormes, por ejemplo).
  • Recordadle también que en el momento en que el verano termina, ya no hay vacaciones para nadie: los padres debéis incorporaros al trabajo, la familia de fuera regresa a sus hogares, los más pequeños vuelven a la guardería infantil.
  • Sería muy triste y aburrido que él se quedara solo en casa, al cuidado de una canguro. Es mucho más estimulante y gratificante estar en el colegio, con otros niños de su edad, sin parar de jugar y aprender en todo el día.

    Para reforzar el aspecto positivo de la vuelta al cole puedes intentar estos planes:

    • Invita a algunos de sus compañeros a merendar a casa. Esto despertará su ilusión por volver a estar con ellos y así le dará menos pereza regresar al cole.
    • Recuérdale también que podrá estrenar la mochila y el estuche nuevos y ver los que traen sus amigos.
    • Pregúntale si quiere apuntarse a alguna actividad extraescolar (pintura, judo, fútbol...).

      Una vez que empiece el curso, evita que tu hijo se limite a ir de casa al colegio y viceversa. Si todos los días juega un ratito al aire libre después de tener que estar varias horas sentado en clase, la readaptación le resultará mucho más llevadera.

      SI LE CUESTA MUCHO ADAPTARSE...

      La dificultad de los niños para volver a la dinámica escolar depende de...

      Su carácter. Los muy protegidos, los demasiado consentidos y aquellos que son hipersensibles suelen tener más problemas para lograr adaptarse bien.

      Publicidad - Sigue leyendo debajo

      Su situación personal. La llegada de un hermano, el divorcio de los padres... Estas circunstancias pueden hacer que el niño se sienta inseguro en el centro escolar.

      Es normal que al niño le cueste regresar al colegio después de las vacaciones, pero si tarda más de una semana en volver a sentirse a gusto en su clase y sigue llorando cada mañana, porque se niega a asistir al centro, hay que pedir cita
      con su profesora para averiguar qué le pasa y tratar de remediar su problema cuando antes.

      El simple hecho de comprobar que sus padres se interesan por su vida escolar y que son amigos de su tutora le ayudará a abrirse más con ellos, para contarles qué le ocurre.

      Publicidad - Sigue leyendo debajo