Papá y mamá

MAMÁ: LA FIGURA MÁS IMPORTANTE EN SUS PRIMEROS AÑOS

Durante el primer año el bebé construye su “objeto más querido”, la persona que le da seguridad, en la que confía plenamente.

Esta figura suele estar representada por la madre, que es quien pasa más tiempo con él, le da el pecho, etc.

Durante los primeros meses el bebé se siente una parte de ella, como si formasen un solo ser, pero a medida que crece, la relación con su mamá se va haciendo más racional y el pequeño va sintiéndose más independiente de ella.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Con mucho cariño y paciencia, la madre le va inculcando normas y rutinas, límites básicos que le ayudan a funcionar en la vida.

En torno a los 12-18 meses, el niño empieza a oponerse a su madre de vez en cuando, para demostrar así su independencia: no hay de qué preocuparse, sus “noes” significan solamente que está creciendo.

Alrededor de los 2 o los 3 años se empeñará en “echar una mano” en las tareas de la casa: es muy bueno dejarle, aunque al hacerlo entorpezca nuestra labor, para que se sienta uno más de la familia.

Al final del tercer año habrá superado (o casi) las temibles rabietas y a partir de los 4-5 empezará a ser más dócil y cariñoso con todos, incluso asumirá pequeñas tareas (recoger sus juguetes, por ejemplo).

Para favorecer vuestro vínculo…

  • Crea “vuestro momento”. Todos los días pasa un rato a solas con él y llámalo así, para que comprenda lo importante que es para ti.
  • Trabaja el refuerzo. Sentir tu mirada atenta, recibir tus caricias y escuchar tus palabras de cariño y ánimo cuando realiza actividades que marcan etapas de su desarrollo aumenta su seguridad.
  • Déjale volar. El hecho de que estés ahí no significa que tengas que resolverle todos los problemas. Necesita espacio para enfrentarse solo a situaciones que le resultan difíciles (dormir en su cuarto, comer sin ayuda, entretenerse pintando, etc).
  • Si él ya puede hacer “algo”, aunque no le quede perfecto, déjale. Si estás todo el día encima le costará más llegar a ser autosuficiente. Intenta delegar en el padre.

    PAPÁ: LA SEGURIDAD

    Sentir a su padre cerca desde los primeros días es importante para el bebé. El niño comienza pronto a pensar, a elaborar sus gustos...

    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Si el papá le cuida desde que nace, le será más fácil incluirle en sus preferencias y la relación entre ellos empezará a fluir muy pronto.

    Entre los 8-12 meses, el protagonismo del padre se hace más patente a los ojos del niño. Lo ve como alguien cercano, que le da seguridad y le protege, y también como una figura de autoridad a la que debe obedecer.

    En torno a los 2 años el peque se identifica sexualmente como niño o como niña.

    Cuando esto ocurre los niños prefieren a las madres y las niñas a los padres (este comportamiento puede no presentarse o darse a la inversa y no está asociado con la tendencia sexual del pequeño en el futuro).

    Por lo general, el papá tiende a hacer más diferencias de género que la madre: le gusta ver o hacer deporte con el niño, mientras que con la niña prefiere hablar, ver una película, etcétera.

    Para favorecer vuestro vínculo…

    • Haz nacer una unión fuerte. Debes tener en cuenta que la unión del niño con su madre está establecida desde el nacimiento, pero contigo tiene que crearla. Asumir unas rutinas fijas (que te encargues de bañarle a diario, por ejemplo) es Fundamental para conseguirlo.
    • No peques de blando. A veces los padres tienden a ser demasiado permisivos con sus hijos y a concederles demasiados caprichos. Recuerda que los niños necesitan normas claras y coherentes para crecer y ser felices.
    • Dedícale un rato en exclusiva a diario. Podéis ver cuentos, bañaros juntos, pasear...
    • Reivindica tu papel. Hay muchos hombres a los que les gustaría involucrarse más en el día a día y en la educación de sus hijos, pero no lo logran porque las madres tienden a “acaparar” responsabilidades que podrían compartirse. Habla con tu pareja si crees que es necesario esclarecer este aspecto. El niño os necesita a los dos así que, por el bien de todos, poneos de acuerdo y repartid las tareas.
      Publicidad - Sigue leyendo debajo