Es cuestión de tiempo

ES CUESTIÓN DE TIEMPO

Tal vez os resulte útil hacer una lista de los momentos en los que vuestro pequeño se traba más: por la noche, cuando le dejáis con la niñera...

Reflexionad sobre la dificultad que puede suponer esa circunstancia para él, ayudadle a afrontarla e intentad potenciar otras situaciones en las que se sienta más cómodo.

Él mismo, al comprobar que en éstas habla bien, ganará la seguridad que necesita para expresarse “de corrido” en cualquier parte.

El tartamudeo sólo se considera patológico a partir de los 6 o 7 años (en este caso debe ser tratado por un psicólogo infantil).

Pero la mayoría de los pequeños dejan de tartamudear antes de esta edad de manera espontánea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo